¿Cuántos de vosotros ha oído hablar de los beneficios del bicarbonato de sodio como blanqueador dental? ¿o como desodorante? ¿O cómo limpiador de neveras, cepillos y utensilios delicados en la cocina? ¿O para quitar manchas difíciles?

El bicarbonato sódico es un producto 100% natural, económico, versátil, eficaz para mantener la limpieza, (quitar manchas difíciles), eliminar malos olores (ideal para la cocina y baño) y para la belleza facial y corporal…

Pero hoy NO voy a hablaros sobre los usos del bicarbonato sódico para el hogar, (quizá lo dejo para otro post), sino que voy a centrarme en algunos de sus fines de belleza y bienestar.

Estos son algunos de los trucos/usos más habituales del bicarbonato sódico para uso cosmético y bienestar:

1.- Cómo exfoliante facial y/o corporal

Se mezclan bicarbonato sódico y agua según el porcentaje: por cada tres partes de bicarbonato sódico, se le añade una de agua.  Con la “pasta” resultante se frota la piel durante unos pocos minutos mediante unos suaves movimientos circulares. Se enjuaga bien con agua fría. SI se tiene la piel muy seca, se puede sustituir una o dos cucharadas de agua por aceite de oliva en  el resultando una pastita muy nutritiva a la vez que exfoliante.


2.- Blanqueador de dientes

Antes de que se pusieran de actualidad los dentífricos blanqueadores, el bicarbonato sódico, solo o con limón, era el típico truco de las abuelas para blanquear los dientes. Se ha hablado mucho de su efecto debilitador del esmalte dental, pero si se usa con precaución no tiene por qué ser dañino. (Es más, algunos dentífricos blanqueadores lo utilizan entre sus ingredientes).

3 Para refrescar la boca y eliminar el mal aliento


Se pone una cucharadita de bicarbonato sódico en medio vaso de agua, y se mezcla bien. Se hacen enjuagues en la boca, sin tragar el líquido. Es ideal para neutralizar el mal aliento y refrescar la boca.

4. Limpiador de aparatos para la boca
Como antes, se añade una cucharadita de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua templada y se mezcla bien.  Se sumergen los aparatos orales, brackets, esqueléticos, dentadura postiza, etcétera, durante unos cinco minutos. Se retira del agua y se acaba de limpiar frotando con un cepillo para dientes impregnado en dentífrico y un poquito de bicarbonato.

5.- Como ayuda a un champú détox

Cuando nuestro cabello sin ser graso del todo, acumula residuos del día a día, empieza a verse y sentirse pesado y bastante incómodo. Para dar solución a esto se recomienda mezclar una cucharadita de bicarbonato de sodio en el champú y posteriormente aplicarlo con suaves masajes por el cabello, dejando actuar unos pocos minutos. Una vez lo enjuagues, sentirás el cabello más limpio y fresco.

6. Desodorante corporal
Se puede aplicar bicarbonato de sodio en las axilas para neutralizar el olor corporal. (Ideal para cuando no se tiene desodorante a mano). También puede usarse como desodorante para pies. Para ello se espolvorea una pequeña cantidad en el zapato, justo antes de ser utilizado.

7. Para combatir el acné en rostro y espalda
El acné que termina con una gran inflamación, llenándose de pus puede ser uno de los más problemáticos, ya bien por la infección en sí, como que al final, puede acabar dejándonos algún tipo de marca en el rostro (o espalda), alterando la belleza de la piel.

Para evitar que los granitos vayan a más, no está de más probar algo tan sencillo como una cucharadita de bicarbonato de sodio con unas gotitas de limón. Se mezcla bien y se aplica directamente en cada uno de los granitos, dejando actuar durante unos diez minutos. Esta aplicación (una vez al día) favorecerá la curación de la alteración en la piel, haciendo que el granito en sí se seque de forma rápida sin dejarnos marca o señal.  Pasados los diez minutos, se retira la mezcla, se limpia la piel y se aplica la crema habitual de tratamiento (si se necesita).

8. Para el cabello graso
En este apartado, sí que nos referiría al cabello o cuero cabelludo graso. Espolvoread una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en la palma de la mano junto con el champú habitual.  Aplicad y enjuagad como de costumbre. El bicarbonato ayuda a eliminar el exceso de grasa en el pelo, así como los residuos de los productos de peluquería (lacas, gomina, fijadores, etcétera) dejando el cabello más limpio y manejable.

9. Limpieza de cepillos y peines
Es ideal para la limpieza profunda de los cepillos y peines. Para ello, introducir una vez a la semana (o más a menudo si fuese necesario), en una solución de agua caliente (un vaso) y una cucharadita de bicarbonato sódico. Se deja reposar durante unos pocos minutos, se enjuaga y se deja secar bien. De esta manera se habrán eliminado los restos de grasa, caspa y residuos de productos capilares que se han ido acumulando entre las cerdas y púas de los peines y cepillos.

10. Para las picaduras de insectos
Para aliviar la comezón de las picaduras de insectos, se prepara una pasta de bicarbonato de sodio y agua (o vinagre), y se aplica como un bálsamo sobre la piel afectada.

11. Para un baño reconfortante
Se añade 5 cucharadas de bicarbonato de sodio al agua del baño, junto a una cucharadita de aceite de lavanda. De esta manera se prepara un baño relajante, reconfortante y neutralizador de los ácidos en la piel, ayudando a que quede limpia en profundidad y muy suave.

12. Para aliviar el dolor en los pies cansados
Se disuelven 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente (o palangana) con agua tibia. Sumergir los pies durante unos minutos. De esta manera se ayuda a aliviar el cansancio y dolor en los pies producidos por el calzado o haber estado andando o de pie durante mucho rato.

¿Y vosotros?  ¿Qué os parecen estos usos del bicarbonato de sodio? ¿Lo habéis utilizado alguna vez como complemento de belleza? ¿Cómo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share