Estrés, cortisol y DHEA

emociones salud Todos los posts vida sana

Algunos trucos para vencer el estrés

El estilo de vida actual en ocasiones provoca en las personas a situaciones de estrés que de manera aislada no son perjudiciales pero que, mantenidas en el tiempo, pueden afectar seriamente a la salud. Aunque muchos de vosotros penséis que quizá estoy exagerando. No es así. Ahora os cuento porque:

El estrés es un mecanismo fisiológico que se desencadena cuando una persona percibe una situación como amenazante y requiere la movilización de recursos físicos o mentales para hacerle frente. Niveles puntuales de estrés en la vida diaria no se consideran nocivos, pero una situación estresante mantenida en el tiempo puede deteriorar la salud.

Ante una situación de estrés el organismo reacciona para hacerle frente activando el sistema nervioso y la producción de diferentes hormonas entre ellas el Cortisol, una hormona que prepara al cuerpo para afrontar una situación de estrés puntual.

Sin embargo, la producción sostenida de Cortisol puede ser dañina y, para contrarrestar este efecto nocivo, el organismo produce otra hormona llamada DHEA. (Ya vamos por dos hormonas diferentes)

El cortisol actúa en todo el organismo aumentando el gasto calórico, la capacidad muscular, la capacidad de concentración mental, etc. Si esta situación se mantiene en el tiempo, el organismo aumenta la producción de DHEA para contrarrestar este desgaste.

Sin embargo, a largo plazo, el efecto compensatorio de DHEA no es suficiente dando lugar a una fatiga crónica, inmunodepresión y otras alteraciones que dañan la salud del paciente.

El estrés continuado puede tener efectos graves en la salud y calidad de vida. Sus consecuencias pueden ser muy variadas, como el debilitamiento del sistema inmunitario, la aparición de enfermedades cardiovasculares o hasta problemas digestivos e intestinales.

El estrés continuado también puede influir en el envejecimiento prematuro y puede empeorar enfermedades graves como el cáncer o la diabetes.

 Después del verano los niveles de estrés se ven frecuentemente incrementados al tener que enfrentarse a una intensa realidad familiar y laboral que se traduce en problemas como irritabilidad, ansiedad, insomnio, dolores de cabeza, musculares y fatiga física.

Para vencer al estrés, los expertos recomiendan analizar sus causas y, de no ser posible modificarlas, tratar de compensarlas a través de hábitos saludables, tales como ejercicio, alimentación, descanso, técnicas de relajación, etc.

Algunos trucos para vencer el estrés

SYNLAB y yo misma os proponemos unos sencillos trucos que os pueden ayudar a vencer al estrés:
 

  • Realizad ejercicio regularmente: os ayudará a sentirte más fuerte física y mentalmente. (Ahí incluimos ejercicio más intenso como nadar o correr y actividades más relajantes como yoga, Pilates o Taichi).
  • Aprended a priorizar: no dejéis que las cosas o situaciones sin importancia os alteren.
  • Compartid el problema: os ayudará a sobrellevar la carga y a encontrar una solución.
  • Sacad tiempo para vosotros: conseguid organizaros para disfrutar de lo que más os guste.
  • Evitad hábitos no saludables: el alcohol, el tabaco o la cafeína no resuelven los problemas (sino más bien los enmascaran y empeoran).
  • Trabajad de manera más eficiente, no trabajéis más: aprended a gestionad el tiempo; a veces menos, es más.
  • Sed positivos: apreciar lo que tienes es el primer paso para evitar el estrés.
  • Aceptad las cosas que no se pueden cambiar: no hay que ser conformista, pero sí consciente de la realidad. No os preocupéis por aquello que no podéis cambiar.
  • Aprended a relajaros: escuchad música relajante, aprended técnicas de relajación o encontrad vuestra vía de escape.
  • Dormid bien: el sueño es básico para la salud, tratad de dormir 8 horas (aunque tampoco hace falta más).

¿Y vosotros? ¿Sabéis gestionar vuestro estrés? ¿O acaso os sentís desbordados? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share