Quizá ya habréis oído hablar de la Forskolina, y si no, estoy segura que pronto os será familiar el forskolin o Coleus Forskohlii (bueno, quizá este último no tanto).

En mi caso, comencé a saber de esta planta maravillosa por el programa del Dr. Oz, (un médico muy popular en Estados Unidos al que sigo desde hace años), y que popularizó el forskolin gracias a sus poderes adelgazantes naturales, llegando a conocerse como “La píldora adelgazante del Dr. OZ”.

Curiosidades aparte, el forskolin (o forskolina), también conocido como Coleus o Coloneol (en USA), es un compuesto que se extrae de manera natural de las hojas de Coleus forskohlii y ha sido utilizada en el estudio de la fisiología de las células como un activador de la enzima adenilato ciclasa, favoreciendo por tanto el aumento de los niveles intracelulares de AMP cíclico (AMPc).

El AMPc es un mediador intracelular muy importante, necesario para la respuesta biológica propia de las células a las hormonas y a otras señales extracelulares. La lipolisis o combustión de las grasas es una de las acciones que favorece el aumento del AMPc. Supongo que os habréis quedado igual. Para que lo entendáis, los científicos han probado que el forskolin puede disolver eficientemente las grasas acumuladas en el cuerpo humano.

Pero no es una píldora milagrosa.  Los resultados pueden variar en función de varias cosas, como por ejemplo acompañándolo con una dieta adecuada y ejercicio (como era de esperar).

Por esta razón, este compuesto (producto) ha sido muy utilizado en Estados Unidos, particularmente en el campo del fitness y la musculación, ayudando a controlar el peso y la grasa acumulada. Pero eso no es todo:

La adenosina monofosfato cíclica o AMPc ayuda al cuerpo a quemar la grasa estimulando la producción de enzimas y hormonas que activan el metabolismo y queman el exceso de calorías. Esto previene la formación de más grasa y ayuda a eliminar la grasa ya existente, aumentando la energía del cuerpo. (Efecto quemagrasa).

Todo ello, hace que la ingesta controlada por un profesional de la salud aporte una serie de beneficios tales como aumentar el metabolismo (sobre todo de las grasas) y mejorar los niveles de presión sanguínea, la digestión y aumentar la masa muscular. Por lo que sus propiedades son destacables y a tener en cuenta.

Un estudio publicado en Journal of the International Society of Sports Nutrition, muestra efectos significativos en las mujeres que probaron forskolina. Algunas personas observaron una reducción en la fatiga y en el apetito. Otra conclusión importante fue que el forskolin no presentó ninguna interferencia metabólica, sanguínea, muscular o en el hígado, siendo un suplemento seguro y sin efectos perjudiciales para la salud.

La forskolina tomada como complemento nutricional puede ayudar a conseguir los objetivos en la dieta que nos hayamos propuesto, desde adelgazar, perder grasa corporal y/o sustituirla por masa muscular (es lo que a mí me interesa y puedo decir que sí, funciona).

En el mercado podéis encontrar forskolina sola o bien combinada con algún otro ingrediente, ya sea minerales, vitaminas u alguna otra planta medicinal que actúe en sinergia con el Coleus Forskohlii. En mi caso, suelo utilizar Arkodiet Forskolin, un complemento alimenticio compuesto por un 20% de Extracto de raíz de Coleus Forskohlii que ayuda a controlar el peso y la grasa acumulada. Se puede encontrar en farmacias o parafarmacias. Como siempre, os recuerdo que antes de tomar cualquier suplemento nutricional se debe consultar con un profesional de la salud.

¿Y vosotros? ¿Habíais oído hablar de la forskolina? ¿Queréis perder peso antes de que llegue el verano? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

Share