Uno de los propósitos del Año Nuevo suele ser perder el peso que se ha ganado durante los maratones de comida suculenta y calórica típica de las fiestas navideñas. ¿Alguno de vosotros se encuentra en esta tesitura? Queramos o no, es un tema recurrente estos días.

Perder peso puede ser una alegría (tras conseguirlo)

Por lo que el siguiente paso consiste en intentar (insisto en lo del intento) ponerse a dieta para adelgazar. En este post hablaremos de ello y de algunos de los errores más frecuentes e importantes que se suelen cometer cuando nos proponemos perder peso a nuestro libre albedrío.

Calorías

¿Por qué le doy importancia? Porque alguno de estos errores pueden llegar a afectar a nuestra salud. Al pensar en iniciar una dieta, lo más común es que se haga impulsivamente: “mañana me pongo a dieta”. Este es el principal motivo de cometer errores que serán contraproducentes para el resultado que deseamos obtener. Llevar una dieta equilibrada con el consumo necesario de hidratos de carbono y proteínas tendrá los efectos positivos que deseamos y ninguno de los contraproducentes que podrían ocurrir en una dieta inapropiada.


A continuación os mostramos diez errores que suelen cometerse al ponernos a dieta:
Seguir el régimen de un amigo

La mejor opción en una dieta es consultar a un especialista y que sea él el que os indique la dieta a seguir. A veces, alguien nos comenta una “dieta milagro” y sin pensarlo más, nos decidimos a llevarla a cabo. Las dietas milagro que no sean equilibradas con el aporte de alimentos básicos, hidratos de carbono y proteínas, son desaconsejables para la salud.

Pesarse todos los días

Es un error hacer una dieta y pensar en la báscula. No podemos pesarnos todos los días porque no veremos una evolución. Lo mejor será pesarse cada quince días para ver una correcta evolución y animarnos con los resultados obtenidos.

Saltarse una comida

Si pensamos que al saltarnos una comida vamos a adelgazar, estamos muy equivocados. No desayunar o irse a la cama sin cenar, tiene efectos adversos para nuestra salud. El metabolismo se ralentizará y no conseguiremos adelgazar.

Vigilar las cantidades

Es cierto, estamos haciendo dieta, pero no podemos obsesionarnos con las cantidades. Estar constantemente pensando en cuánto debemos comer nos provocará un malestar en la ejecución de la dieta. No debemos sobrepasarnos, pero con comer una cantidad normal, nos bastará para no pensar en cantidades.

Renunciar a los hidratos (compuestos)

Es el mayor error, no podemos dejar de comer hidratos de carbono. Son fundamentales para nuestro organismo y deben estar presentes siempre en cualquier dieta. No nos referimos al azúcar simple y todos los alimentos que lo contienen. Ese sí que debe eliminarse de la dieta. Cuanto más lejos, mejor.

No realizar ninguna actividad física

Para que funcione una dieta, debe estar acompañada de ejercicio físico. Debemos pensar que el ejercicio físico debe ser parte de nuestra vida diaria.  Al combinar ambos factores lograremos resultados más rápidos.

No darse ningún capricho

La ansiedad al no comer algún alimento que nos guste, es contraproducente. Es mejor comer algún día esporádico algún capricho (sin pasarse), ya que la ansiedad constante haría que dejáramos la dieta.

Comer solo alimentos light

Los alimentos light no siempre son buenos para la dieta y no siempre tienen porque ayudar a adelgazar. Es conveniente mirar bien el etiquetado de los productos que vayamos a comprar, no vayan a darnos gato por liebre, pero así y todo, la mejor opción es el consumo de vegetales, hidratos de carbono, pan, cereales integrales, legumbres, proteínas vegetales y animales.

Adelgazar con productos integrales

Los productos integrales o cereales integrales son positivos, ya que el aumento de fibra nos ayudará, pero deben estar combinados con el resto de alimentos saludables que complementarán todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo.

Pasarse con el aceite

No debemos excedernos en su consumo, pero no debemos abandonarlo. Eso vale por el aceite de oliva, coco, lino o lo que soláis tomar habitualmente. Consumir un par de cucharadas de aceite de oliva es beneficioso y aporta al organismo ácidos omega 3.

Espero que estos consejos os ayuden a establecer mejor una tónica para conseguir una dieta saludable que a la vez os permita eliminar los kilos que os sobran, sin perder ni una pizca de salud, sino todo lo contrario. Contentos y felices.

¿Y vosotros? ¿Habéis ganado peso? ¿Estáis a punto de comenzar alguna dieta? Estaré encantada de leer vuestros comentarios! (Y os recuerdo que podéis pedir cita en nuestro consultorio coach nutricion de nuestra página web.

Besos desde mi blog!

 

Share