Mi sugerencia para hoy: el aguacate. Durante mucho tiempo el aguacate ha estado alejado de las dietas para mantener peso debido a su alto contenido en calorías y grasas, pero, ¿el aguacate realmente engorda ? A pesar de que es un fruto altamente calórico, si se come con moderación no tiene porque engordar. (Recordad que ningún alimento en sí, engorda o adelgaza. La clave está en saber comerlo).

Gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales (grasas “buenas” que contribuyen a bajar el colesterol en sangre), el aguacate llega a ser considerado algunas veces como una mantequilla vegetal.

Es rico en sustancias fitoquímicas que ayudan al organismo a protegerse de los radicales libres, de los agentes contaminantes y de algunas enfermedades. También destaca su contenido en ácido fólico y vitaminas C, B6, A y E, todas ellas necesarias para mantener la salud y belleza en la piel. ¿No os parecen estas suficientes razones para incluir un poco de aguacate en vuestro menú? (Yo creo que sí).

Gracias a sus excelentes propiedades, el aguacate se convierte en un excelente tratamiento para embellecer la piel y el cabello.

Además de comerse, el aguacate también es un aliado de belleza en su uso externo. ¿A qué alguna vez habéis visto algún champú o crema, (supuestamente) enriquecida con aguacate o con su aceite?

Para las que queráis emplear el aguacate en algún ritual de belleza hecho por vosotras (o vosotros) mismos, una mascarilla facial nutritiva muy sencilla de preparar consiste en machacar un aguacate mezclado con una cucharadita de aceite de oliva si tenemos la piel seca, o bien mezclado con el zumo de un limón si tenemos la piel grasa. Se aplica la pasta resultante en el rostro y cuello, se deja actuar durante diez minutos  y se aclara con agua tibia.

De la misma manera, una receta casera para embellecer el cabello y nutrir el cuero cabelludo es la siguiente:

Ingredientes:

1 aguacate grande

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita pequeña de avena en polvo

1 cucharada de miel

3 cucharadas de yogur o crema de leche (si tenemos el cabello muy seco)

Preparación:

Se pela el aguacate, se corta a dados y se pone en un bol.

Se machaca el aguacate con un tenedor. Se van añadiendo uno a uno, los demás ingredientes siguiendo el orden arriba indicado.

Se mezcla todo bien hasta conseguir una pasta homogénea.

Se aplica mediante un suave masaje en el cuero cabelludo y cabello.

Se deja actuar durante media hora y se aclara con agua templada.

Por último, se lava el cabello con el champú habitual.

Y listo!!! Ya me contaréis los resultados!!!

 ¿Y vosotros? ¿Coméis habitualmente aguacate? ¿O acaso no os atrevéis a comerlo porque pensáis que  el aguacate “engorda”? Estaré encantada de leer vuestros comentarios !!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de Facebook

FacebookTwitterGoogle+Compartir