Normalmente cuando hablamos de acné lo relacionamos con adolescencia, juventud, y pubertad. Pero no es siempre así, el acné traspasa la adolescencia, afectando también a los adultos, presentándose de manera predominante en las mujeres.

Los problemas hormonales, el estrés, una alimentación inadecuada y la falta de sueño entre otros, pueden ocasionar alteraciones en la producción de sebo, obstrucción y proliferación de las bacterias, obstruyendo las glándulas sebáceas y los folículos pilosos que desembocan a la superficie de la piel, ocasionando granitos, rojeces, pústulas o acné.

No solamente las pieles grasas se ven afectadas por el acné, también las pieles sensibles, normales o mixtas se pueden ver afectadas por ello. Aunque los granos están relacionados con un problema de sebo, no solamente es la cantidad lo que les causa, sino también su calidad. La composición de este sebo es determinante y se puede decir que ha buen sebo y mal sebo, de forma similar a lo que ocurre con el colesterol. El “mal sebo”, cuando se oxida, es el causante de fenómenos inflamatorios y engrosamiento de la capa cornea.

El uso de cosméticos inadecuados pueden también agravar el problema. Lo mismo pasa con los maquillajes aceitosos que bloquean los poros. (Puedo dar fe de ello, ya que lo he vivido en primera persona).

¿Cómo saber si un producto es adecuado o no? Elegir cremas o lociones sin aceites ayudan a no agravar el problema, aunque muchas veces no son la solución al mismo….

Algunas veces, el acné o los problemas en la piel, no se pueden erradicar solamente mediante una “cremita”. En sus fases más avanzadas, es conveniente ponerse en manos de un buen dermatólogo para que nos diagnostique y trate el asunto.

Así lo hice yo. Hace algo más de un año me salieron uno “bultitos” rojos en la barbilla y cuello, imposibles de eliminar con ninguno de los fantásticos tratamientos cosméticos que suelo probar para escribir sobre ellos.

Por eso, decidí ponerme en manos de un buen dermatólogo, y quién mejor que mi amigo (y ex compañero de blog en una publicación on-line), el Doctor Iñigo de Felipe.

Nada más verme, el Dr. de Felipe me diagnosticó el problema: dermatitis perioral ó acné de la azafata (como se le conoce coloquialmente en el argot médico).  No os podéis imaginar la sonrisa que salió de mis labios cuando oí sus palabras: ¿Acné de la azafata?, le pregunté.

Según el Dr. de Felipe, las azafatas como consecuencia de los horarios irregulares que sufren debido a su trabajo, no duermen según un ciclo normal de sueño, ni a las mismas horas. Un día pueden dormir siete horas, otro día pueden dormir diez y otro pueden dormir seis, muchas veces siguiendo diferentes horarios.

Esa irregularidad y alteración dentro de sus ciclos de sueño, hace que se les dispare la hormona ACTH, una hormona polipeptídica  producida por la hipófisis y que estimula a las glándulas suprarrenales. Como consecuencia de ello, es común que sufran problemas hiperproducción de sebo, teniendo el pelo más graso y sufriendo a veces problemas en la piel (comedones, pápulas y pústulas, etc..) entre otros….

Sí, efectivamente ese era mi problema. Aunque no trabajo como azafata (pero lo fui hace bastantes años), mis horarios irregulares por temas laborales, hicieron he que mis ciclos de sueño no fueran los más correctos, ni en cuanto a horas diarias dormidas, ni en cuanto a regularidad de efectuarlas. Todo eso me pasó factura, bueno, “facturilla”, ya que el tema tampoco fue tan grave.

Regularicé mis ciclos de sueño y gracias al tratamiento que me propuso en su día, los granitos desaparecieron como por arte de magia!!

Pero eso no es todo.  Desde entonces y como rutina de belleza, (a los 40, prevenir el envejecimiento cutáneo es imprescindible para no cargar años a la espalda, bueno… a la cara…), acudo regularmente a su clínica dermatológica para una hacerme algún que otro tratamiento: microdermoabrasión (peeling químico), mesoterapia con vitaminas, IPL o probar alguno de sus “aparatitos” más novedosos…  para  regenerar y mejorar la calidad de las capas superficiales y más profundas de mi piel (pero eso lo dejo para otro post)..

¿Y vosotros? ¿Habéis sufrido algún problema de acné o dermatitis en la piel? ¿Habéis probado la microdermoabrasión, IPL o mesoterapia facial? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

 Besos desde mi blog!!!

 También podéis seguirme a través de Facebook

Share