¿Cuántos de vosotros tenéis algún animal en casa? ¿Perro? ¿Gato? ¿cobaya? ¿Otro? ¿Cómo llegó a vosotros? ¿Lo elegisteis porque os gustaba (ya sea por que era un bebé, o tenía una carita muy bonita, o simplemente porque os enamorasteis de él a primera vista)? O bien lo escogisteis siguiendo las necesidades del animal en combinación con las vuestras y vuestro estilo de vida?

Captura de pantalla 2015-10-02 a la(s) 07.47.54

Amor, amor y más amor. Eso es lo que nos puede dar un perro y/o gato.

Puede parecer una tontería, pero no es así. Los impulsos emocionales suelen tener un peso importante a la hora de tomar cualquier decisión, y la elección de un animal de compañía no es una excepción.

Captura de pantalla 2015-10-02 a la(s) 07.52.01

Mi querido gato Roma. Casi 15 años de amor en común. Y lo que nos queda….. ¿No es adorable?

A veces, equivocadamente, pensamos que los perros grandes no pueden estar en una casa pequeña. Eso no es así. Si van a estar en compañía, van a hacer mucho ejercicio, más otros factores (según su raza o tipo de perro), pueden vivir perfectamente en un apartamento. Lo mismo ocurre con las razas pequeñas o con los cachorros. Son muy bonitos, pero éstos últimos necesitan muchos cuidados, atenciones, paciencia y saber dirigir sus costumbres, ya que como bien hemos dicho, son unos bebés que necesitan atención, educación y mucha compañía…

Captura de pantalla 2015-10-02 a la(s) 07.49.24

Un perro puede ser un excelente compañero en actividades al aire libre. Excursiones, deportes….

Según el 1er Estudio Affinity sobre los motivos que influyen en la elección de los animales de compañía, en España, uno de cada tres propietarios (34%) escoge a su perro priorizando criterios de carácter emocional, por lo que deja de lado aspectos más racionales como las necesidades del perro y su adecuación al estilo de vida de cada persona.

Este dato tan importante indica la necesidad de concienciar a los futuros propietarios sobre la importancia de decidir qué perro o gato (u otro animal) es el que mejor se puede adaptar a ellos, teniendo en cuenta variables como el carácter o las necesidades del animal o su estilo de vida.

El Estudio también concluye que el 37% de propietarios han elegido a su perro en base a sus características (el tamaño, la raza, el sexo o la edad del animal, por ejemplo).

Sin embargo, sólo el 21% de las elecciones están motivadas por aspectos relacionados con las necesidades del animal o la adecuación al estilo de vida del propietario: nivel de actividad, tiempo a dedicar, tipo de vivienda, composición familiar…. Pero eso no es todo:

Así pues, son pocas personas las que tienen en cuenta de forma prioritaria en su elección la recomendación por parte del veterinario o aspectos como el carácter del perro, el tiempo de paseo que requiere, el nivel de actividad que necesita, el coste económico que puede suponer o las limitaciones para realizar según qué actividades.

El estudio de Affinity revela que, pese a que el nivel de satisfacción es muy elevado, 6 de cada 10 propietarios admiten que cambiaría algún aspecto en caso de volver a elegir a su perro, sobre todo los relacionados con el carácter y comportamiento, seguidos del tamaño y otras características físicas del animal.

Captura de pantalla 2015-10-02 a la(s) 07.51.38

Mi “bebé” Gina. Todo un torbellino que necesita mimos y cuidados. Desde hace unos meses, es mi compañera de carreras. Mi #runnerdog 🙂 Feliz como una perdiz!

Estos datos confirman que es importante reflexionar sobre estas cuestiones, y que una decisión meditada y una educación adecuada del perro podrían contribuir a incrementar el grado de satisfacción.

Las diferencias existentes entre hombres y mujeres también quedan reflejadas en el estudio.  Ellas se basan más en las emociones a la hora de elegir su perro, ya que son el motivo principal en un 40% de los casos, mientras que en los hombres es un 28%. Ellos se fijan sobre todo (39%) en las características del animal, como la raza, el tamaño o la edad.

Ante la relevancia de los resultados de este informe, Affinity ha lanzado la campaña “Cómplices”, que tiene el objetivo de concienciar de la importancia de escoger al animal que mejor se adapta a la personalidad y estilo de vida del propietario, teniendo en cuenta también las necesidades del animal.

Captura de pantalla 2015-10-02 a la(s) 07.49.55

Algunas de las imágenes enviadaas al twitter de Affinity que reflejan el amor y complicidad entre perros/gatos y su familia “humana”. !Es adorable!

Cuanto mayor sea la complicidad entre ambos, más satisfactoria podrá ser su relación.

Así pues, la campaña “Cómplices” invita a reflexionar a los futuros propietarios de perros y gatos, apelando a algunos aspectos de corte más racional a la hora de elegir el tipo animal con el que van a convivir durante años.

Aspectos como por ejemplo, el coste económico, el carácter del perro, el tiempo necesario para pasearlo, el nivel de actividad que necesita, las limitaciones para realizar actividades o la recomendación del veterinario, deberían ser tenidos en cuenta para garantizar una buena relación a lo largo de los años.

Para ello, Affinity pone a disposición de todas aquellas personas que se estén planteando incorporar un animal de compañía en su vida, un asesoramiento personalizado por parte de expertos etólogos que harán un análisis y una recomendación sobre el tipo de animal que mejor se adapta a ellos.

El interesado realizará un test de afinidad que será interpretado por un etólogo. En base a la información que le proporcione el test y tras una entrevista con el futuro propietario, se hará una recomendación del tipo de animal de compañía más adecuado en cada caso. De este modo, cada persona podrá saber qué tipo de perro o gato es más afín y se podría adaptar mejor a su estilo de vida.

La presentación oficial de la campaña fue ayer 1 de octubre, en Madrid, pocos días antes del Día Mundial de los Animales. Decenas de ciudadanos se han acercado a la carpa de Cómplices, situada en la plaza de Olavide, y han podido conocer de primera mano la campaña de mano de los voluntarios, hacer el Test y obtener una recomendación de los expertos. Por si os apetece saber más, estas son algunas de las preguntas que se incluyen en este cuestionario:

¿Qué animal es más adecuado para mí?

Este Test ha sido desarrollado por etólogos para ayudar a reflexionar a los futuros propietarios en aspectos clave como el tiempo disponible para dedicar al animal, el espacio que ocupará en casa, cómo incluirle en las actividades de ocio o el coste económico que supone.

En base a las respuestas, el experto puede hacer un análisis y una recomendación posterior acerca del animal que mejor se podría adaptar a sus necesidades y estilo de vida. Algunas de las preguntas del Test son acerca de las motivaciones de la persona para tener un animal, si tiene previstos cambios importantes en su vida, cómo piensa educarle o si tiene a alguien para sacarle a pasear.

Consejos de los expertos para elegir a mascota más adecuada

Con motivo de esta campaña, Affinity ha editado el folleto de concienciación “Tú y él”, que recoge los principales aspectos, según los expertos, a tener en cuenta antes de decidirse por un perro o gato con el que se va a convivir.

Ahí van algunas preguntas para reflexionar:

¿Quieres compartir tu vida con un perro o un gato? La primera pregunta que podrías hacerte es… ¿Por qué? La respuesta será un buen indicador para asegurarte que lo tienes claro y que tus motivaciones van más allá de una cuestión de impulso.

Cuestión de compatibilidad   

¿Tienes hobbies? ¿Te gusta viajar? Es importante que tengas en cuenta cómo serían tus actividades de ocio con tu perro. Imagínate como sería hacer deporte con él, ir de vacaciones… Y si vas a vivir con un gato, ten en cuenta que no son animales que les guste moverse de su territorio.

El espacio 

Tu animal necesita un espacio adecuado a sus necesidades. En el caso del perro ten en cuenta que querrá estar junto a ti la mayor parte del tiempo y en el caso del gato, puede que tengas que adaptar la casa a él para que se sienta cómodo.

Su educación

Como pasa con los niños, la educación es clave. Aprovecha el momento en que se incorpore a tu vida (tanto si es cachorro como si ya es adulto) para hacer una buena adaptación en la que se establezcan los hábitos y reglas del juego. Una buena educación fortalecerá vuestro vínculo y mejorará su comportamiento.

La decisión  

Es momento de reunir a la familia. Hablad, discutid, compartid vuestros puntos de vista. Incorporar un perro o gato a vuestra vida requiere el máximo consenso. Y sobre todo pensad que actuar de forma impulsiva puede no tener buenos resultados.

Sé flexible     

Tu perro o gato se convertirá en tu mejor amigo pero ten en cuenta que es un animal y que no siempre actuará como te esperas… Ten paciencia y piensa que cuanto más tiempo paséis juntos más fuerte será vuestro vínculo. Y si después de todo tienes problemas con su comportamiento, hay profesionales como los etólogos o los educadores caninos que te podrán ayudar.

¿Salimos?     

A tu perro le encanta el aire libre y necesita salir a pasear. Lo habitual es hacerlo dos o tres veces al día así que piensa si puedes ser tú quien salga siempre a pasear con él y en caso que no puedas, quien lo haría en tu lugar.

Tu responsabilidad    

Sentirás que él te cuida a ti y tú a él. Compartir tu vida con un perro o gato implica una responsabilidad con él pero también con el resto de ciudadanos: el civismo es la clave de la buena convivencia.

La economía    

Mantener a tu perro o gato comportará algunos gastos, principalmente en cuidados y alimentación y varían según el tipo de animal (perro o gato, tamaño, etc). Es importante que hagas una estimación del coste para que no te lleves ninguna sorpresa.

Vuestro futuro   

Esta es una de las decisiones más a largo plazo que tomarás a lo largo de tu vida. Haz un esfuerzo por pensar cómo podría cambiar tu vida y tu estructura familiar en los próximos 12 o 15 años (esa es la vida media de un perro o un gato) porque ten en cuenta que tu compromiso con él debe ser para toda su vida.

Requiere de tu tiempo   

Pasar tiempo con amigos siempre es buena idea, ¿verdad? Con tu perro o gato es lo mismo. Cuidar de él requiere dedicar parte de tu tiempo a jugar con él, hacerle mimos, educarle y también tiempo para mantenerle limpio y en buen estado de salud.

En compañía     

A los perros les llamamos animales de compañía pero, ellos también necesitan nuestra compañía y la de otros perros. Los gatos son más independientes y no requieren tanta compañía. Socializar a nuestro animal es esencial para su correcto desarrollo.

El poder de la información      

Déjate aconsejar por los profesionales. Tu veterinario de confianza, etólogo o educador canino estará encantado de guiarte para que puedas tomar la decisión con la máxima información posible.

¿Y vosotros? ¿Tenéis pensado adoptar (nunca comprar por favor) un perro o gato en vuestra casa? ¿O ya lo tenéis? ¿Qué os parece esta campaña? Estaré encantada de leer vuestras historias y comentarios!!!!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook