La ansiedad que puede generar la monotonía de una vida cotidiana, las frustraciones o hasta la propia gratificación de los logros alcanzados, lleva a muchas personas a comer para así calmar dicha sensación.

ansiedad1

Para mantener los nervios bajo control se deben ingerir alimentos ricos en magnesio, triptófano y vitamina B. Son varios los nutrientes que fortalecen los nervios y pueden ayudar a calmar la sensación de nerviosismo que acompaña a la ansiedad. Es por este motivo que conviene revisar con detenimiento la alimentación de cada uno, incluso cuando se plantean dietas hipocalóricas de corta duración. Asimismo, se debe comprobar si se ingieren alimentos ricos en magnesio, triptófano y vitaminas del grupo B, entre ellas la B6, la B1 y la B12.

Por sus propiedades relajantes, el magnesio mantiene a raya el ritmo cardiovascular, por lo que es un buen complemento dietético para calmar la ansiedad. Con un puñadito de nueces (4 ó 5 es suficiente) o bien mediante legumbres, cereales de grano entero o integrales y  verduras de hoja verde como las acelgas o las espinacas, se puede consumir suficiente cantidad de magnesio.

El aminoácido triptófano, componente de las proteínas, se transforma en serotonina mediante complejos ciclos metabólicos, lo que permite mantener sus niveles adecuados en el organismo (los bajos niveles de serotonina se asocian con un bajo estado de ánimo). Reservar las proteínas para la cena garantiza el aporte diario de este aminoácido. Una fruta diaria rica en triptófano, como el plátano o la piña, es también un buen complemento. Un vaso de leche caliente antes de ir a dormir es un buen estimulante del sueño, por la cantidad de triptófano que contiene.

magnseio3La vitamina B6 participa en la síntesis de serotonina a partir del triptófano, así como en la formación de las vainas de mielina de las neuronas, necesaria para que estas células transmitan correctamente los mensajes. Su deficiencia causa nerviosismo y ansiedad. En la época de más nervios, acostumbrarse a tomar copos de avena con germen de trigo y levadura de cerveza durante el desayuno, o añadir estos complementos dietéticos a las ensaladas y zumos, es una manera eficaz de enriquecer la dieta en vitaminas del grupo B.

La cafeína puede provocar nerviosismo o ansiedad. Es recomendable tomar una taza de té de hierbas relajantes, como  tila o manzanilla, o rooibos durante la jornada, y dejar el café (no más de uno diario) para el desayuno. Lógicamente se deben evitar las bebidas de cola con cafeína.

Si a pesar de todo, la ansiedad no cesara, otra opción podría ser la fitoterapia o la homeopatia. Dentro de esta línea, hay algunos productos como Sedatif, de venta en farmacias, que pueden ayudar a calmar el nerviosismo de una manera natural y hasta ayudar a conciliar el sueño. Podéis consultar con vuestro médico o farmacéutico.

¿Y vosotros? ¿Incluis a diario algunos de los alimentos descritos en este post? ¿Creéis que vuestra dieta es la adecuada? ¿Cómo lleváis el tema de la ansiedad? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share