El Saludo al sol es una de las prácticas más completas de hatha yoga. La intención principal de esta serie de poses es despertar la energía del sol que normalmente permanece latente en el centro del ombligo (centro abdominal, core, power house, chi o como le queráis llamar).

sol1

Saludos al sol modo gráfico 🙂

El origen del saludo al sol que en idioma sanscrito  se denomina sūrianamaskāra, ya que en sanscrito  Sūria  se denomina al dios del Sol, namah se refiere a las ‘reverencias postradas’, y kāra significa ‘realizar’.

Los saludos al sol tienen su origen en India, hace miles de años, y se realizaban con una doble finalidad:

1.-  Para adorar y tomar energía del sol, el elemento creador de la vida, el astro rey “sol”.

2.-  Para obtener la felicidad y mantener la salud, mediante la realización de esta secuencia de ejercicios.

sol2

Esta postura no tiene nada que ver con los Saludos al sol, pero me parece divertida 🙂

El Saludo al sol nos permite llegar a profundizar en nuestro plexo solar, para así despertar y dejar circular (metafóricamente hablando) el poder curativo del sol, irradiando luz y fuerza al cuerpo y ayudando a cultivar una mente clara, tranquila y apacible.

Esta secuencia de asanas es una excelente preparación para comenzar con cualquier sesión de yoga puesto que calienta y flexibiliza a todo el cuerpo, mediante una serie de movimientos continuados que se sincronizan con la respiración y con la completa atención de la mente.

Es uno de los métodos más rápidos para mejorar la forma física y  tonificar el cuerpo, ya que ejercita todos los músculos y le da flexibilidad a la columna vertebral.

Con un par de ciclos del saludo al sol, los beneficios que se pueden obtener son:

Activar las extremidades inferiores y superiores

Tonificar el centro abdominal

Energizar el sistema nervioso

Influir en el estado de ánimo

Equilibrar el flujo prana  (calmar tensiones)

sol24

Normalmente, antes y/o después de mis entrenamientos en running, suelo hacer dos o tres Saludos al Sol

Los Saludos al Sol habitualmente constan de 12 posturas de yoga (aunque puede variar según el nivel del yogi y la práctica que estemos realizando en un momento determinado),  la base queda reflejada en un post que escribí hace algún tiempo (hacer click aquí) por lo que no voy a repetirlo.

Normalmente, en mis sesiones de yoga y/o running suelo utilizar los Saludos al sol, antes o después del entrenamiento. Ahí va un ejemplo:

En cuánto a los Saludos a la luna, consiste en una serie de ejercicios con pasos parecidos a los del Saludo al sol pero con algunos matices o diferencias, y suele realizarse cuando hay luna nueva o luna llena (por ejemplo en Ashtanga).

¿Y vosotros? ¿Habéis practicado alguna vez yoga? ¿Habíais oído hablar sobre los Saludos al Sol? ¿Qué os parecen? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share