Power Align Yoga es una práctica dentro de los nuevos “yogas” (por llamarles de alguna manera), en el que la sesión tiene un ritmo más lento ritmo que le permite más tiempo y espacio para centrarse en la alineación y posición de cada parte del cuerpo. De esta manera, se realiza una clase menos dinámica que por ejemplo otras variedades de Power Yoga, o como Kundalini, Vinyasa, Ashtanga o hasta en algunas versiones de hatha yoga, donde las posturas se mantienen durante un máximo de 2 minutos cada una.

power1

Foto cortesía de: Body Art Motion (YouTube)

Esto permite más tiempo para sentir y tomar conocimiento de uno mismo en la alineación correcta para el cuerpo, mientras que se trabaja y desarrolla la fuerza muscular y la resistencia. Este estilo de clase también se mezcla con una filosofía consciente (bodymind o interiorización del trabajo);  pero si esta acción no realiza correctamente,  las enseñanzas de yoga más tradicionales y su secuenciación creativa se pondría en juego (considerando la sesión más bien como un entrenamiento de estiramientos y poco más).

Todos los estilos de yoga son todos beneficiosos,  dependiendo de cómo sea nuestro  cuerpo  y las necesidades que requiera: ya sea en una etapa de nuestra vida o simplemente en un día concreto. Para ello, se puede estipular diferentes tipos de  prácticas para recuperar el equilibrio tanto externo (organismo) como interno (emocional). Como alumnos de yoga o yoginis, tenemos que aprender a escuchar a nuestro cuerpo para saber lo que necesita y en base a ello, darle a nuestro la práctica que mejor vaya con nuestro estilo de vida,  para tener acceso a la mayor cantidad de energía disponible para nosotros (y evitar lesionarnos entre otras cosas).

yoga3

Cuando oigo alguien que dice: “Es que el yoga a mí no me sienta bien”,  se me erizan los pelos. El yoga sienta bien a todo el mundo. Lo que “sienta mal” es trabajar un yoga incorrecto, siguiendo unas malas indicaciones y/o sin tener conciencia de lo que estamos haciendo o la parte del cuerpo que estamos moviendo y/o trabajando. Como “yogis en fase I”, tenemos que ser responsables de conocer (o comenzar a aprender a conocer) y educarnos sobre lo que nuestro propio cuerpo necesita cada día, y darle precisamente eso:  “lo que necesita”.

Postura para niveles avanzados

Postura para niveles avanzados

Nuestras necesidades pueden variar en función de cómo se siente nuestro cuerpo (o si tenemos algún tipo de lesión, por ejemplo), el estrés y las preocupaciones que puedan surgir en nuestra vida (desde a tener un hijo, casarse o separarse, o comenzar en un trabajo nuevos), también dependerá de nuestra edad, los deportes que practicamos (runners, natación, baile, andar, o no hacer nada),  nuestro tipo de trabajo que realicemos (no es lo mismo trabajar como camarero, dependiente o sentado en una oficina) y el estilo de vida que llevemos (ahí incluiremos hábitos de alimentación).

Como veréis las variables son tantas, que hablar solamente de una clase de yoga, a veces puede quedarse el tema muy muy corto…. ¿Y vosotros? ¿Sois conscientes del tipo de yoga que mejor os va en cada momento? ¿O pensáis que todos los yogas son iguales? ¿O acaso todo es una tontería? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!

Podéis seguirme a través de Facebook

 

Share