La palabra o concepto  “Mindfulness”  (cuyo significado real es todavía desconocido para muchos) se ha vuelto de rabiosa actualidad.

Hace unos años hablábamos de meditación, atención o conciencia plena, pero ahora y desde que algunas celebridades proclaman las maravillas de su práctica habitual, el minfdullness se ha puesto de moda.

Captura de pantalla 2015-03-24 a la(s) 07.37.30

Se puede controlar la agitación mental recorriendo dos caminos diversos: concentrando la mente ya sea en lo externo (centrando la atención sobre cualquier cosa que no sea la propia persona) o en lo interno (tomando conciencia del propio “Yo Interior”).

La meditación es un descanso para la mente. Es una oportunidad para permitir que nuestra psiquis se pueda relajar y liberar de las tensiones, del agotamiento y el estrés.

Captura de pantalla 2015-03-24 a la(s) 07.52.40

Meditar es bueno para la salud. Esa es una de las bases del mindfulness, la atención plena del “aquí y de ahora”. Parte de la meditación consiste en poner la mente en blanco. Meditar es concentrarse en una sola acción para llegar al mismo fin: poner la mente en blanco (es un decir) y vaciarla de los pensamientos. Otros parecen pensar que meditar es sentarse sin hacer nada. Pero meditar no siempre es eso..

A pesar de que sentarse sin hacer nada puede ser algo que merezca la pena, a esto no puede llamársele meditación. La meditación es un acto en que la mente está tranquila, libre de pensamientos y de deseos, y es posible verse a sí mismo gracias a varias técnicas, como por ejemplo con el yoga (no hablo de los pseudo-yogas modernos).

Con cada secuencia de yoga y la respiración podemos crear una armonía especial. Sí, uno de los secretos del yoga, de la meditación y del mindfulness consiste en la respiración y el movimiento que le acompaña en el cuerpo.

El yoga es una filosofía que ayuda sentirse bien en el propio cuerpo y una de cuyas metas consiste en mantener o calmar la mente. Mediante el yoga, la meditación y el mindfulness,  las cosas o problemas difíciles pueden volverse fáciles, y hasta las posturas desafiantes pueden volverse sencillas con la práctica. ¿Por qué? Nos centramos en el sentimiento y el proceso de la ejecución de las asanas.

Esa es una de las bases de la meditacion vipassana (conocida modernamente como “Mindulness”). Centrarse en el aquí y ahora.  Es decier , aprender a conectar con nuestra respiración y nuestro cuerpo, practicar la atención plena y tomar distancia de nuestros pensamientos y emociones.  No solo estoy hablando de los diez minutos o media hora que pr ejemplo hagaís de “meditación, yoga, o taichi”, no, esta acción puede extrapolarse a todas las actividades cotidianas que nos rodean día a día.

De todo ello habla con una gran calidez y acierto, Paloma Sainz Vara de Rey en su nuevo libro Mindfulness para niños. O cómo crear un hogar más feliz a través de la meditación.  No os penséis que es un libro pesado ni complicado de leer, sino todo lo contrario. Su prosa me ha parecido tan dulce y amorosa, que algunos capítulos del mismo pueden (y deben) ser leidos e voz alta (a tipo de cuento) para que los más pequeños de la familia se pongan manos a la obra y comiencen a practicar minfulness, como si fuera un juego. (Ya se sabe, que con los niños todo funciona más fácil si tiene una base motivadora para ellos).

mindulness 2

Recuerdo que algunas de las sugerencias de actividades familiares que comenta en su libro, las he puesto en práctica en mis sesiones de yoga para niños, y las practiqué con mi hija cuando era pequeña. Os aseguro que a ella le resultaron muy motivadoras, divertidas, y es más, a fecha de hoy, con sus veinte años todavía sigue practicando mindulness a un nivel más avanzado pero manteniendo esa esencia que solamente un niño sabe aportar.

Como os he comentado, el libro es muy fácil de leer y puede servir de base para comenzar a practicar una meditación activa (o vipassana), o mindulness, o aprender a tomar conciencia plena de nuestros actos diarios. Como siempre, antes de enseñar a un niño, el maestro debe dar ejemplo de sus conocimientos, o sea, que puede ser un buen momento para tomar conciencia de ello y comenzar a practicar este tipo de meditación, primero nosotros, y después transmitirlo/enseñarlo o practicar con nuestros hijos.

Ya veréis que Paloma os cuenta como comenzar a establecer un poco de orden en nuestra casa (y nuestras vidas), a través de las ventanas del orden, de la belleza, de la respiración, de las emociones y del corazón. Y hasta aquí puedo leer….

Captura de pantalla 2015-03-24 a la(s) 07.52.14

A través del Mindful con niños, aprenderemos a respirar, sentir, caminar, conectar, bailar, cantar, escuchar música, escribir, dibujar, leer, mimar, atrapar instantes o no hacer nada, pero todo ello (y más) siempre con la atención plena y el corazón abierto.

¿Y vosotros? ¿Habíais oído hablar de Minfulness? ¿Qué os parece la sugerencia que nos propone paloma Sainz Vara de Rey en su libro? A mi me ha encantado y os aseguro que sí, funciona. Los niños son como esponjas que lo absorben todo, y si son energías positivas, mejor que mejor…. Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

FacebookTwitterGoogle+Compartir