Con el calor y bochorno que está cayendo, quizá tenéis más sed. ¿Es este vuestro caso? ¿O sois de los que nunca (o casi nunca) bebéis agua porque el cuerpo no os lo “pide”?

Ya sea por falta de sed, por descuido, simplemente por pereza, bastante gente bebe poca agua (o casi nada) durante la jornada. El cuerpo debe hidratarse debidamente durante todo el día, y en todas las estaciones del año. Necesitamos beber suficiente (alrededor de ocho vasos diarios) a diario. ¿Cuántos de vosotros lo hacéis?agua1

Un estudio elaborado por la Universidad Rovira i Virgili y la Universidad de Zaragoza presentados en la XVI Reunión de la Sociedad Española de Nutrición (SEN) indica que un 50,4% de la población adulta en España no se hidrata correctamente y no cumple con las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sobre el consumo de agua.

agua 2Los datos obtenidos reflejan que el 59% de los hombres y el 41% de las mujeres beben menos agua al día de la recomendada, aun siendo la bebida más consumida.

Asimismo, este estudio destaca que el patrón de consumo de los españoles a lo largo del día no es regular, ya que cuando ingerimos más líquidos es durante las comidas.

El organismo está formado principalmente por agua (en torno al 60 %), y no aportar la cantidad suficiente de líquido, puede provocarnos una serie de malestares, indicándonos con ello que el agua que le estamos suministrando a nuestro organismo no es la suficiente.

Dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres o dolores musculares, pueden ser algunos de los síntomas provocados por leves estados de deshidratación.

Beber la cantidad suficiente nos reporta una serie de beneficios:

Ayuda a eliminar toxinas. Beber a menudo es esencial para mantener nuestro organismo libre de sustancias potencialmente tóxicas (urea, ácido úrico, creatinina). Una vez filtradas por el riñón, nuestro cuerpo las elimina  por la orina.

Tiene un gran poder saciante. Bebiendo se elimina (o engaña) el apetito, sin aportar calorías a la dieta.

agua de marEs un excelente diurético. Para evitar las retenciones de líquido en el organismo. Aunque resulta extraño, una de las causas de retener líquidos es no beber suficiente. Si el cuerpo detecta que no se ingiere suficiente líquido, puede reaccionar almacenando agua de reserva.

Eficaz contra el estreñimiento. Beber es fundamental para mantener las heces blandas y facilitar así su tránsito por el colon y su expulsión,   Sin el agua suficiente y para evitar que el organismo absorba toda el agua de las heces, el bolo fecal se hace más seco y duro y por tanto más difícil de mover por el intestino.

Ayuda a hidratar la piel, evitando que se ésta se arrugue. Bebiendo agua se fortalecen las células de la piel, logrando hidratarla, limpiarla y mantener su elasticidad, retrasando así la aparición de arrugas.

Mejora el rendimiento físico. Es recomendable tomar agua antes y después de alguna actividad o ejercicio físico para evitar, por ejemplo los calambres. El agua lubrica mejor las articulaciones y mejora la resistencia de músculos y ligamentos y contribuye a mantener los músculos tonificados.

AGUA2Una alternativa, puede ser té frío sin azúcar (con fruta está muy rico) o sopas frías (gazpacho a tutiplén). Todos ellos, además de líquido, nos aportarán una fuente de vitaminas y antioxidantes y nos ayudarán a recuperar el agua que perdemos con el sudor o por el calor.  Pero, ¿Para ello vale cualquiera? No siempre.

Se puede beber el agua del grifo, (aguas potables o de consumo público), aunque no en todas las regiones es potable o tiene buen sabor, por lo que cada vez más se tiende a consumir agua natural mineral envasada.

En el mercado existen muchos tipos de aguas naturales minerales  o mineromedicinales: sin gas, con gas, de alta mineralización,  baja mineralización o de muy baja mineralización, entre otras (pero de ello ya hablaré en otro post).

Por eso y puestos a elegir, es aconsejable fijarse en la naturaleza del agua que vamos a comprar, así como el contenido y porcentaje de minerales en las etiquetas de los envases.  Asegurarse que el agua posee una proporción adecuada de sodio, cloruro, potasio, magnesio y calcio es importante.

¿Y vosotros? ¿Bebéis suficiente agua? ¿Tomás té frío o sopas típicas de verano como gazpacho? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de facebook

Share