Una mala postura, malas costumbres o hasta un mal gesto o un movimiento brusco pueden desencadenar dolor en la zona de las lumbares, ciática o en la espalda. ¿No os ha sucedido alguna vez?

Es uno de los problemas más frecuentes y muchas veces se debe a causas tan sencillas como una mala postura al andar, al sentarse, malas costumbres o hasta un mal gesto o un movimiento brusco pueden desencadenar dolor de espalda.

El dolor lumbar es el problema de salud crónico más frecuente en España. ¿Sabíais que el 80% de la población lo sufrirá alguna vez en su vida, según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología (SER)? Estamos hablando de palabras mayores.

La prevención es una de las armas más exitosas para frenar este problema de salud, como, por ejemplo, con una corriente higiene postural, o mantener la espalda apoyada en el respaldo cuando se trabaja.  Evitar los esfuerzos excesivos, así como levantar objetos pesados. Ya sé que puede parecer mucho y/o demasiado complicado pero es más fácil de lo que parece si tomamos conciencia de ello y de nuestro cuerpo y aplicamos las medidas adecuadas.

Para evitar este problema, es conveniente tomar una serie de precauciones en las actividades de nuestra vida cotidiana. Algunos consejos para mantener la espalda sana y evitar algunos de los problemas derivados con ella, son:

Evitar los esfuerzos excesivos, así como levantar objetos pesados (por ejemplo bolsas de la compra muy cargadas o garrafas de agua de agua de 8 litros descargando el peso con un solo brazo). Se deben distribuir las cargas que transporte en ambos lados del cuerpo y mantenerlas pegadas al cuerpo (Es importante ir con cuidado a la hora de llevar las bolsas de la compra hacia casa. Se debe intentar equilibrar el peso de las bolsas en ambos lados del cuerpo para compensar el esfuerzo).

Realizar cada día una pequeña tabla de ejercicios para activar y fortalecer la musculatura de la espalda. (En otro post os daré algunos ejemplos)

Moverse. Algunas actividades deportivas, como Pilates, Yoga, natación, ciclismo, etcétera, son beneficiosas para el cuerpo y para fortalecer la musculatura de la espalda. (Pero, ¡ojo!, siempre bajo la supervisión de un monitor que corrija las malas posturas de base en la hora de ejecutar los ejercicios).

No permanecer de pie mucho rato con las piernas estiradas. Se deben mantener las rodillas ligeramente flexionadas para proporcionar una posición estable y descargar la columna lumbar.

Por último, evitad los movimientos bruscos  con la espalda. Por ejemplo, si tenéis que agacharos a coger algún objeto, doblad las rodillas en lugar de doblar la espalda.

Por descontado, es imprescindible que acudáis a vuestro médico, para que sea éste el que determine el tratamiento que mejor os conviene para combatir vuestro dolor de espalda.

¿Y vosotros? ¿Habéis sufrido últimamente algún dolor de espalda? ¿Practicáis ejercicio con asiduidad? ¿Cuál? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share