Con la llegada del otoño ha vuelto la temporada de los caldos. Calientes o todavía templados, nada mejor que tomar una sopa o consomé reconfortante para entrar en calor si hiciera falta o retomar energía en todos los casos. (!Ojo! Cuando hablo de energía no me refiero a calorías. No nos confundamos)


Mi propuesta para hoy es un caldo vegetal bajo en calorías que podéis tomar a todas horas, como entrante,  como tentempié o como acompañamiento a un plato principal. Este caldo es ideal para eliminar líquidos y toxinas del cuerpo, por lo que os ayudará a perder más rápidamente esos kilitos acumulados.

Si no es el caso, o bien si queréis que sea más energético (calóricamente hablando), podéis acompañarlo con algún tipo de pasta para sopa, patata o arroz integral con legumbres. Veamos:

Ingredientes:

Varias ramas de apio

Una zanahoria

Un puerro grande

Una chirivía

Un trozo de col

Una cebolla grande

Un nabo

Unas ramitas de perejil

Agua

Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Una cucharada de sal marina (o sal rosa de Himalaya)

Opcional: Una cucharadita de postre de diente de león (planta seca mejor)

Preparación:

Se pone una cacerola en el fuego con un poco de aceite para que se caliente.  A continuación, se añaden todas las verduras cortadas finamente y se sofríen a fuego lento durante algunos minutos. Se añade la sal. Si queréis que el caldo sea todavía más depurativo, no le pongáis sal ya que así os ayudará a no retener nada de líquidos. (Yo le pongo sal, ya que mejora mucho de sabor, teniendo en cuenta que sus ingredientes ya son depurativos por ellos mismos).

Una vez que los vegetales estén pochados (sobre unos cinco minutos), se añade el agua. Con un litro o litro y medio es suficiente. Se deja hervir a fuego lento/medio durante media hora. Colar el caldo antes de servir y añadir un poco de zumo de limón natural cuando lo vayáis a consumir. En cuanto a la presentación en la mesa,  os animo a ser creativos y darle vuestro toque personal: si es en consomé, podéis añadir algunos de los vegetales de la cocción en el plato: desde unos taquitos de zanahoria  a unas tiras muy finas de cebolla, tofu, algas o bien cocer pasta, sémola, arroz, etcétera….  Bon appetit!!!

Ya me explicaréis los resultados!! ¿Y vosotros? ¿Habéis empezado “la temporada de las sopas”? ¿Os gustan los consomés? ¿Estáis pensando en perder algo de peso? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme en Facebook

 

Share