El própolis o propóleo es una sustancia resinosa que las abejas obtienen de las plantas y de las yemas de los árboles y que después de una elaboración en la colmena, la utilizan para desinfectarla y mantenerla libre de bacterias, hongos y otros “invasores”. Por eso se conoce como un “antibiótico natural”.

Su uso es conocido desde tiempos remotos. Los sacerdotes del antiguo Egipto lo conocían como medicina y como ungüento o crema para embalsamar.


Los griegos lo utilizaron como remedio para las infecciones de la piel, llagas y supuraciones. También fue aplicado por los Incas en cuadros de infecciones febriles, y por los franceses, en los siglos XVIII y XVI, en el tratamiento de llagas.

En la medicina islámica era muy usado para las heridas, como cicatrizante.

Estudios recientes sobre el própoleo concluyen que posee mas de 50 principios activos que explican la gran cantidad de beneficios que aportan a la salud.

Algunas de sus propiedades más significativas son:

Es antibacteriano, antiviral, inmunoestimulante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligeramente analgésico.

Como cicatrizante acelera la división celular, activando el tejido de granulación. Esto lo hace muy eficaz en la curación de heridas, tiene además actividad antiinflamatoria.

Tiene propiedades antifúngicas y antiparasitarias. Actúa en la lucha contra las micosis u hongos de la piel.

Actúa como inmunoestimulante. Debido a su capacidad para potenciar las defensas inmunitarias del organismo.

Mejora la permeabilidad capilar y protege el sistema venoso.

Es una excelente fuente natural de antioxidantes, por su alto contenido en flavonoides.

Es adecuado para los problemas de garganta y boca: en anginas, faringitis, laringitis, aftas bucales.

Disminuye la secreción de ácido gástrico sin modificar el pH del mismo.

El própoleo es un producto costoso y difícil de recolectar, pues se encuentra en cantidades mínimas en la miel. Se puede encontrar en farmacias y herbolarios en forma de extractos, cápsulas, comprimidos, jarabe, tintura, caramelos para disolver. Para su uso externo puede aplicarse en crema, gotas, spray, pasta, etc.

De cualquier manera, siempre es recomendable pedir el consejo de un especialista de las salud para que os asesore adecuadamente, ya que por ejemplo en casos de asma bronquial alérgica no es aconsejable su uso, ya que puede empeorar los síntomas.

En mi caso, lo suelo tomar en tintura y caramelos que realmente lo contengan (mirad bien su procedencia, composición y porcentaje), y me es útil para prevenir faringitis, resfriados, etc.. ¿Y vosotros? ¿Conocíais las virtudes del própolis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share