Contar calorías ya no está de moda. Y mejor que sea así. Porque a veces puede llegar a ser un agobio para algunas personas. Lo que se lleva es un estilo de vida saludable en el que abunden verduras, frutas frescas, legumbres, cereales integrales (aunque aquí hay algunas salvedades), y aceite de oliva virgen extra y a poder ser de primera prensada en frío. Como os podréis haber dado cuenta, estoy más o menos hablando de la Dieta Mediterránea en la que abundan todos estos ingredientes.

No contar las calorías puede ser una buena herramienta si se está tratando de controlar el peso, pero sin obsesionarse, ni relajarse. Todos sabemos que un pedazo de tarta de chocolate tiene muchas más calorías que una manzana, por lo que elegir una fruta para merendar o como postre sería una prueba de cómo evitar alimentos altamente calóricos, sin mucho esfuerzo. Eliminar el azúcar solo o escondido en los platos o raciones que vayamos a comer ya es un punto a favor para no añadir calorías a nuestro plan diario.

Si el régimen es muy estricto o si se cometen errores al contar las calorías, se puede llegar a una gran frustración (aunque esperemos que no sea el caso). Por ejemplo, en el momento en el que confiadamente, uno cree que está comiendo pocas calorías porque se está “tomando a diario una simple ensalada”…., pero el peso en la báscula no baja a pesar de comer “solo en verde”. ¿Por qué? Quizá no se tienen en cuenta los detalles sutiles escondidos tras una “simple ensalada”.

Es increíble lo rápido que los pequeños detalles en comida pueden sumar, y sin embargo muchas personas dejan de contar los “extras” como condimentos, aderezos para ensaladas y salsas.

Por ejemplo, en el caso de “una simple ensalada” para el almuerzo, si queremos perder peso, debemos tener en cuenta los aderezos que le vamos a añadir. No es lo mismo poner una o dos cucharadas de aceite de oliva, que dejar que el aceite corra alegremente por todo el plato. Pero eso no es todo:

Como tampoco es lo mismo, añadirle solo verdura, zanahoria, tomate, apio, rábanos, cebolla y similares, a en su lugar, añadirle tropezones de pan frito, bacon, atún en aceite, olivas, frutos secos, queso curado, fruta seca, mayonesa, salsa de aliño preparada vete a saber cómo….

No quiero decir con ello que no se le pueda añadir cuatro olivas (pero cuatro unidades, no cuatro docenas), o unos 20 gramos de tropezones en frutos secos o pan, (pero no 100 gramos de cada), y así sucesivamente. Comer de todo pero poquito es una de las claves para no engordar (y/o adelgazar).

Lo mismo ocurre con el té o café. Nada de un  “poquito” de crema o nata. Ni azúcar, ni tomar más de una galleta como acompañamiento. He visto a personas que se han zampado una caja de 50 gramos de galletas de un plumazo y sin darse cuenta solamente porque estaban aburridas o distraídas en la charla … y en la comida, claro.

Otro gran detalle a añadir es el de las bebidas. La única que no tiene calorías es el agua. No entiendo porque tanta gente se olvida de tener en cuenta las bebidas cuando quieren perder peso.  Creo que es bueno tener en cuenta este detalle: las calorías en las bebidas pueden sumar rápidamente.

La mayoría de la gente sabe que los refrescos azucarados están cargados de calorías, pero son menos conscientes de las calorías de la cerveza, vino, bebidas isotónicas, batidos, tés azucarados, bebidas de y a base de café, limonada,  jugos de frutas y hasta bebidas vegetales.

Luego están las bebidas más  “modernas” como las bebidas de kombucha o agua de coco, agua de arce, etc … la lista sigue y sigue. No todas ellas tienen la misma composición, y en algunas, pueden haber camufladas (o no) azúcares sea del tipo que sean.

Hay que estar atento, pero sin obsesionarse (a no ser que nuestra dieta sea muy estricta ya que debemos perder más de 5 kilos). Pero cada caso es un tema a parte. No se puede generalizar sobre ello.

¿Y vosotros? ¿Os paráis alguna vez a contar (aunque sea por encima) las calorías que estáis consumiendo a diario? ¿Estáis o queréis poneros a dieta? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share