Oficialmente ya ha comenzado la temporada de las cerezas, y que queréis que os diga, su atractivo color es un reclamo para los sentidos, además, de facilitar a las papilas gustativas para saborear esta deliciosa fruta, característica del verano.

Pero si a eso le añadimos, que además de su dulce y agradable sabor, tienen múltiples propiedades para la salud, todavía apetece más. ¿No os parece?

Son ricas en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, aunque su valor calórico es moderado respecto de otras frutas, (aproximadamente 48 Kcal./100gr.), por lo que están indicadas en dietas perder peso (o mantenerlo) y/o como un tentempié saludable a cualquier hora.

Tienen una buena fuente de antioxidantes, gracias a su contenido en antocianinas, unos flavonoides que le aportan ese color intenso y característico, en una concentración más alta que en ninguna otra fruta, (25 mg por cada 100 g). Hierro, calcio y vitaminas C del grupo B, y pro-vitamina A también suelen abundar en ellas, lo que las convierte en un excelente y nutritivo remineralizante natural (ideal para tomar después de practicar deporte). Pero eso no es todo:

Su alto contenido en agua y potasio, las convierten en un excelente diurético, beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis o cálculos renales (facilitan la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

Son ricas en fibra soluble e insoluble, por lo que previenen o mejoran el estreñimiento, y contribuyen a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) en las personas que tienen diabetes.

Pero eso no es todo: las cerezas son buenas para el tratamiento del insomnio y la prevención de la pérdida de la memoria, por su contenido en melatonina. Como curiosidad, se ha demostrado que el zumo de cereza contiene casi diez veces más melatonina que la fruta entera.

La melatonina es una hormona implicada en la regulación del sueño. También es un potente antioxidante y algunos expertos consideran que, tomada en forma de suplemento, es la sustancia más eficaz que existe para retrasar el envejecimiento. Consumir cerezas puede ser una manera sana y sin riesgos de obtener una dosis extra de melatonina, sobre todo en el zumo.

¿Y vosotros? ¿Os gustan las cerezas? ¿Tenéis alguna receta o truco a base de ellas? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share