Después del running, creo que el yoga, es otra de las actividades físicas (aunque también mental y espiritual, no dejemos de tenerlo en cuenta) que está calando hondo en nuestra sociedad.

Pero dentro de las disciplinas del yoga, no solo dedicaríamos el tiempo a practicar asanas o posturas o secuencias en movimiento.

No, en el campo del yoga también se englobaría también la meditación, mindfulness o como le queráis llamar.

La meditación es una herramienta de la medicina cuerpo-mente, que facilita ir liberando el cuerpo de somatizaciones y a la mente de patrones que limitan nuestras capacidades cerebrales. 

Según los expertos, al meditar, se regulan los estados mentales para alcanzar una mejoría interna, una experiencia que afecta al funcionamiento y estructura física del cerebro de cada individuo.

Numerosos estudios avalan esta herramienta terapéutica y están demostrando científicamente sus beneficios en diferentes patologías y situaciones, como la hiper tensión y la ansiedad, la adaptación a los cambios, y síntomas como el dolor y molestias crónicas...

De hecho ya se está utilizando en muchos hospitales. Los médicos naturistas, recomiendan incluir la meditación en los tratamientos a pacientes, junto a las medidas naturistas y a los fármacos cuando son precisos.

Según los resultados de la investigación realizada por la Fundación AVAN del Vallés y con la coordinación de la Fundación para la Investigación y Prevención del Alzheimer de Tucson  (EE.UU), revela que la meditación también ayuda a los pacientes con pérdidas cognitivas y dificultades emocionales.

Pero eso no es todo:

Gracias a este trabajo se ha podido ver que la aplicación de la práctica diaria de la meditación de atención enfocada durante 8 semanas, ha dado como resultado la reducción de los estados emocionales negativos y la mejora psicológica del estado del ánimo en las personas que la han cumplido.

La práctica diaria y específica de la meditación enfocada tiene un impacto significativo sobre el incremento en las habilidades cognitivas y emocionales, así como en la calidad de vida de las personas, ya que se ha observado que aumenta la circulación y el metabolismo cerebral en las áreas centrales implicadas en la memoria y la cognición.

Resumiendo y en palabras más entendibles, la meditación es un excelente ejercicio o tratamiento para mantener el cerebro en forma y saludable, a la vez que ayuda a relajarnos, prevenir la ansiedad, el estrés y alejar las emociones negativas…

Para meditar no se necesitan grandes cosas, solamente dedicar un tiempo a nosotros mismos y aplicar esta terapia integrativa en nuestras rutinas diarias. Con diez minutos al día es suficiente, pero es aconsejable dedicar más tiempo. Dejaros aconsejar por un profesional de la salud que os asesore sobre ello.

¿Y vosotros? ¿Qué os parece la idea? ¿Soléis meditar a menudo? ¿Sabéis meditar? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share