Jengibre fresco para el estómago, hígado y resfriados

actualidad alimentacion Comida salud Todos los posts

jengibre 3Además de sus propiedades para el estómago e hígado, ya que el jengibre es una raíz conocida por su capacidad tónica en el aparato digestivo, favoreciendo la motilidad gastrointestinal, ideal para evitar los mareos, nauseas y vómitos, ya sea por movimiento (desplazamientos en coche, barco, tren, avión o hasta para nauseas de las embarazadas), también contiene ingredientes que ayudan a reducir los síntomas de resfriados ya que ayuda a reducir la fiebre y el dolor, alivia la tos y tiene un suave efecto sedante que induce al descanso. (¿A que esto no lo conocíais?) Por cierto, y lo dejo para otro post. El jengibre también puede ser una ayudita para perder peso… 🙂

Muchos de vosotros me habéis preguntado como se debe tomar el jengibre a nivel terapéutico.  El jengibre lo podréis encontrar fresco (su raíz), y rallarlo justo en el momento de tomarlo (media cucharadita tal cual mezclado con un poco de miel o bien en infusión), o bien en polvo, o en cápsulas, tabletas, etcétera.

En todos los casos debe tomarse media hora antes de las comidas, y en cuanto a su dosificación, debéis consultar a un especialista de la salud o en la tienda donde vayáis a comprarlo, ya que cada marca puede tener unas concentraciones diferentes de producto.

También se puede encontrar en esencia, en cuyo caso, habitualmente suele tomarse de una a tres gotas antes de las comidas.  Y por último, puede encontrarse en extracto fluido, en el que se utilizarán como máximo diez gotas, media hora antes de las comidas. Todas estas dosificaciones son orientativas, por lo que es conveniente que preguntéis a un profesional de la salud o en la tienda en la que adquiráis el jengibre, sea del tipo que sea.

jengibre-planta

En mi caso, suelo tomar el jengibre en la cocina (me encanta su delicioso aroma y su sabor dulce-picante), por lo que lo suelo añadir en las ensaladas o en algunos postres, ya sea confitado (desde que descubrí la rapsodia de jengibre y naranja St. Dalfour, no falta en mi cocina) o bien uso raíz fresca rallada (se conserva en el frigorífico muchos días, envuelta en film transparente).

También me encanta el jengibre en algunos platos japoneses, como el sushi y sashimi. En este caso el jengibre se utiliza para neutralizar el sabor en boca de los diferentes sabores de pescado crudos con verduras y otros ingredientes, pero la verdad es que yo, me lo como casi por vicio. (Me encanta su peculiar sabor).

Una de mis infusiones favoritas es la infusión de jengibre con limón o naranja. (Me gusta de las dos maneras). Su preparación es muy fácil:

jengibre 2Ingredientes para dos personas:

Una cucharada colmada de jengibre cortado a dados pequeños

Medio limón o naranja cortada a trocitos con piel incluida

Un poco de sirope de arroz (por su bajo índice glucémico).

Preparación:

Poned a hervir medio litro de agua. Cuando entre en ebullición añadid el jengibre y el limón (o naranja) y dejad hervir tapado a fuego lento durante diez minutos.

Retirad del fuego, colad la infusión y añadid el sirope de arroz al gusto.

De esta manera habréis conseguido una bebida exquisita y beneficiosa para vuestro aparato digestivo y a la vez para vuestro resfriado!!! (entre otras cosas, claro..)

Con el frío el invierno, esta infusión es muy reconfortante, saludable, amiga de vuestras digestiones y estómago y una manera eficaz de evitar los síntomas de los resfriados y otros problemas respiratorios.

¿Y vosotros? ¿Os gusta el jengibre? ¿Cómo soléis tomarlo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.