pepinoUn vez más quiero dedicar un post al pepino, pero ¡ojo! !al pepino ESPAÑOL!, una hortaliza ideal para preparar platos refrescantes en los días más calurosos del verano.

En este caso, voy a recordaros una receta muy simple a base de pepino, que además de ser un postre sencillo de preparar, cumple la función de  isotónico excepcional. La idea original no es mía, sino de mi amiga  Juani Trujillo . Por lo visto esta receta es típica de algunas regiones de España. (Esta es la ventaja de tener amigas “gastrobloggers”, siempre te tienen al día sobre recetas, consejos y sugerencias sobre alimentos y toda clase de platos).

El pepino con miel, además de ser un postre refrescante, sencillo, sano y delicioso, según ella, es el mejor isotónico del mundo (o casi).

Se llaman isotónicos a los complementos (o más habitualmente bebidas) rehidratantes. Normalmente en su composición suelen contener sales minerales (potasio, sodio, etc.) y azúcar o glucosa que ayudan a la absorción del agua, (elemento vital para el buen funcionamiento del cuerpo humano y del ser vivo). Algunas veces están enriquecidas con vitaminas normalmente hidrosolubles (grupo B y C).

Los complementos isotónicos están especialmente recomendados después de los entrenamientos físicos intensos, en los que se ha sudado mucho, en las épocas estivales de mucho calor, o en estados físicos en los que se necesita una rehidratación corporal (por ejemplo en estados diarreicos).

El pepino con miel es un refrescante postre típico de algunas regiones de España (yo lo desconocía completamente) y además, gracias a las sinergia de ambos ingredientes, se convierte en un agradabilísimo y eficaz isotónico. ¿Porqué?

El pepino es muy rico en agua y contiene sales minerales entre los cuales destaca el potasio y en menor proporción  fósforo, magnesio y silicio, además de vitamina C, provitamina A y vitamina E y en proporciones  menores, vitaminas del grupo B (B1, B2, B3 y folatos).

La miel por su parte, es rica en hidratos de carbono de rápida absorción y también contiene aunque en menor cantidad, vitaminas y minerales, todos ellos necesarios para reponer la reserva de glucógeno en el organismo.

Preparar el pepino con miel es muy sencillo:

Se pela el pepino (su piel suele resultar muy indigesta) y se corta a rodajas. Se van poniendo las rodajas de pepino, una encima de la otra, y en medio de cada capa, se vierte un chorrito de miel. El resultado es delicioso. Nosotras lo hemos probado y nos ha encantado esta curiosa combinación de sabores.

miel1¿Y vosotros? ¿Conocíais esta receta? ¿Soléis tomar bebidas isotónicas después de hacer deporte o de sudar mucho? ¿Cuáles tomáis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share