Ejercicio físico en las mujeres para prevenir la celutitis, flacidez y osteoporosis

actualidad adelgazar alimentacion belleza Deportes salud Todos los posts vida sana

Las mujeres tenemos una composición corporal diferente a la de los hombres. La mujer tiene unos porcentajes de grasa de entre el 20 y el 25 %, mientras que en el hombre se sitúa entre un 12 y un 16%.

El reparto de la grasa también es diferente entre hombres y mujeres. La mujer tiene una mayor distribución de grasa en glúteos, pecho, cadera y muslos.

Para evitar la acumulación excesiva de grasa en estas zonas del cuerpo (y así evitar la celulitis) es conveniente realizar trabajos regulares de ejercicio aeróbico (2 ó 3 veces a la semana).

Mediante el ejercicio aeróbico el cuerpo tiende a quemar más calorías (y grasas) durante este tipo de sesión de entreno, ya que el metabolismo del cuerpo se acelera. Esto significa que las calorías se queman a una proporción más rápida hasta aproximadamente una hora después de terminada la sesión de ejercicio, produciendo una mayor pérdida de peso, aún en reposo.

Aeróbico literalmente significa “en presencia de oxigeno”. Por consiguiente, los “ejercicios aeróbicos”  se denominan a aquellos que emplean un proceso metabólico que requiere la presencia de oxígeno cómo fuente de energía.

Cuando estos ejercicios forman parte de un programa de entrenamiento, desarrollan muy activamente el sistema cardio-circulatorio (formado por el corazón, venas, arterias y vasos sanguíneos), contribuyen a regular la tensión arterial y ayudan a mejorar la salud de diversos órganos internos (pulmones, riñones, huesos, piel, sistema hormonal).

Para que el ejercicio aeróbico surja el efecto deseado, es importante prestar atención a los niveles de intensidad, duración y frecuencia, determinada por el objetivo del ejercicio en particular, para que den como resultado una mejora fisiológica óptima. (Por eso, es mejor pedir asesoramiento a un profesional de la salud y/o entrenador personal antes de comenzar a entrenar).

Pero eso no es todo, el ejercicio aeróbico debe combinarse con ejercicio anaérobico o sesiones de tonificación, es decir, ejercicio destinado a “tonificar o fortalecer ” los músculos y evitar la flacidez corporal. Por ejemplo, las abdominales, las flexiones de brazo, las sentadillas, los ejercicios con pesas (para los que quieren desarrollar todavía más el músculo (1 vez a la semana).

Para acabar de completar un ciclo de entrenamiento óptimo, (sí, ya sé que parece mucho pero no lo es tanto) lo ideal sería intercalar alguna sesión semanal de body mind (yoga, Pilates, Yoguilates o bodybalance).

El ejercicio físico en las mujeres no sirve solamente para quemar grasa y reducir la celulitis. A partir de los 50 años, con la llegada de la menopausia se producen algunos  cambios corporales y hormonales, como la disminución del nivel de estrógenos que favorece la pérdida de masa ósea, fomentando la aparición de la osteoporosis.

Un estilo de vida sedentario, además de contribuir a acumular grasa, también favorece esta pérdida de masa ósea, por lo que una mujer que no ha practicado deporte regularmente a lo largo de su vida, tiene más probabilidades de sufrir osteoporosis que otra que haya realizado ejercicio habitualmente.

Ejercicio y la salud de los huesos también están relacionadas:

•            En los jóvenes, el ejercicio contribuye al desarrollo de huesos fuertes.

•            En los adultos, ayuda a preservar sus huesos.

•            En la tercera edad, el ejercicio ayuda a prevenir la pérdida ósea (o osteoporosis)

¿Y vosotras? ¿Ya realizáis ejercicio físico regularmente? ¿Cuál? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme  a través de Facebook

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.