¿No os ha pasado alguna vez, que por mucho que lo intentéis no podéis conciliar el sueño?

Un problema no resuelto, una cita especial, un trabajo estresante, o la falta del mismo. Hay cientos de razones que pueden hacer que el sueño se nos escape.

A parte del truco de contar “ovejitas” (clásico entre los clásicos), o quedarse dormidos viendo la televisión…  (no siempre funciona), hay veces que por mucho que queramos, no conseguimos conciliar el sueño.

Para eso casos, espero que los siguientes consejos y algunos trucos “de la abuela” expuestos a continuación puedan ayudaros a tener unos dulces sueños:

Acostumbraos a ir a dormir a la misma hora para marcar una rutina de sueño.

Media hora antes de ir a dormir podéis tomar una infusión de valeriana, tila o pasiflora (buenas aliadas para dormir), o algún preparado de plantas medicinales (no causan los efectos secundarios de los somníferos de origen sintético).

Otra ayuda para conciliar el sueño, puede ser tomar un vaso de leche o bebida vegetal (puede ser de avena perfectamente) caliente con un poquito de mantequilla (ambos contienen triptófano) endulzado con un poco de miel o estevia. (O bien podéis cambiar la mantequilla por cacao puro semidesgrasado).

Acondicionad el entorno del dormitorio y la cama, con aromaterapia (aceites esenciales de lavanda, sándalo, manzanilla o cedro pueden ser perfectas para tener en cuenta antes de ir a dormir y tener un sueño profundo y relajado). Unas gotitas sobre la almohada pueden bastar.

Aplicaos en la piel (detrás del lóbulo de las orejas, en la sien y en las muñecas) unas gotas de alguna loción o aceite relajante. (Igual que en el párrafo anterior: lavanda, sándalo, manzanilla o cedro son ideales).

Escuchad música suave y relajante. (Con sonidos del mar o la naturaleza, o bien de artistas como Enya por ejemplo).

Leed un buen libro que debéis dejar en la mesita de noche, justo apenas se os cierren los ojos, o de lo contrario el sueño se os escapará.

Intentad no practicar deporte intenso a partir de las ocho y media de la tarde, ya que a veces éste puede espabilaros. (¡Ojo! A los runners que suelen entrenar a horas muy tardías). En lugar de ello podéis realizar alguna sesión de yoga que os ayude a relajaros y a eliminar el estrés acumulado a lo largo del día.

Otras técnicas de relajación dan buenos resultados son la sofrología, el biofeedback o la autosugestión.

También, podéis realizar algunos ejercicios de respiración (la respiración abdominal de yoga es ideal para relajarse) antes de acostaros.

¿Y vosotros? ¿Tenéis algún truco para conciliar el sueño que queráis compartir conmigo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share