Hoy os quiero presentar una mascarilla casera a base de zanahoria cruda, aceite de oliva y/o leche. A pesar de que ya os he hablado varias veces de las virtudes nutricionales de cada uno de los componentes de esta mascarilla, me gustaría recordarlas una vez más:

ZANAHORIA: Gracias a su alto contenido en betacaroteno (precursor de la vitamina A), ayuda a mantener la piel sana (y bronceada en verano), siendo beneficiosa para problemas de piel y cabello. La zanahoria tiene muchas propiedades nutritivas, contiene abundantes vitaminas, a parte del betacaroteno (pro-vitamina A), ácido fólico, vitamina C, B1, B2, B3, B5, B6, biotina y E, también contiene minerales tales como calcio, cloro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, azufre, cobre, hierro, arsénico, bromo y zinc.

 ACEITE DE OLIVA: Gracias a su alto contenido en ácido oleico y en vitaminas (a destacar la vitamina E, conocido por sus propiedades antioxidantes), ayudan a restaurar los niveles naturales de humedad en la piel y nutren, regeneran y suavizan la piel y cabello.

LECHE: De las propiedades nutricionales de la crema leche (o crema de leche), destaca su contenido en aminoácidos y proteínas, vitaminas, minerales  y ácido láctico, éste último con propiedades humectantes y emolientes, ideales para suavizar la piel y el cabello sin aportarle mucha grasa. (Para los que no toméis leche animal, podéis emplear bebida de soja o de avena).

Las siguientes mascarillas pueden usarse para el cabello y/o para la piel indistintamente. Cada una de sus versiones está indicada para cabello seco (con aceite) y para cabello o piel grasa o mixta (con leche o crema de leche). Veamos

MASCARILLA DE ZANAHORIA Y LECHE: (pieles y cabello graso o mixtos: raíces grasas y puntas secas).

Se corta una zanahoria grande en juliana (trocitos muy pequeños), se mezcla con un vaso de leche y/o crema de leche. Se pasa por la batidora y la mezcla resultante se aplica sobre el cabello (sobre todo de medios a puntas) durante media hora. En el rostro puede estar como mucho un cuarto de hora.

Pasado ese tiempo se retira la mascarilla y se enjuaga con agua fresca (rostro) y/o se lava el cabello con el champú habitual.

MASCARILLA DE ZANAHORIA Y ACEITE DE OLIVA:

Se prepara de la misma manera que en la anterior mascarilla, con una zanahoria grande cruda, pero en lugar de leche se añade 150 ml. (un poco más de medio vaso) de aceite de oliva.

Se deja 30 minutos en el cabello y/o diez minutos en la cara.

Pasado ese tiempo también se retira y se enjuaga con agua fresca (rostro) y/o se lava el cabello con el champú habitual.

¿Os animáis a “enmascarillaros” con zanahoria? ¿Suelen estar presentes estos ingredientes en vuestra dieta diaria? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share