Algunas verdades y mitos sobre el pan: ¿Engorda o no?

actualidad adelgazar alimentacion belleza bienestar consejos Todos los posts

¿Cuántas veces no os habéis atrevido a comer una rebanada de pan por miedo a engordar? ¿Y al revés? ¿Cuántas veces habéis comido un cachito de pan con el remordimiento de que estabáis haciendo algo malo? Si habéis respondido afirmativamente, espero que después de leer este post, no lo hagáis más (o por lo menos, lo intentéis!!!)

Haciendo un poco de historia, el pan es un alimento básico que ha ido evolucionando a lo largo de los tiempos. Comenzó siendo para los griegos un alimento ritual de origen divino pero luego pasó a convertirse en el sustento popular. Se dice que todas las grandes civilizaciones siempre han incluido el origen y elaboración de su propio pan.  Su riqueza en nutrientes y bajo coste,  le ha convertido en una excelente opción como complemento de cualquier dieta.

Su composición básica y aproximada (en función de los ingredientes) es :

Hidratos de carbono: 55 – 60 % (aprox)

Proteínas: 8% (aprox)

Grasas: 1 – 3 % (aprox)

Minerales: Fósforo, algo de magnesio, potasio, hierro y calcio.

Vitaminas del grupo B: (tiamina o B1, riboflavina o B2, piridoxina o B6 y niacina)
Calorías: de 230 a 290 aprox. por cada 100 gramos.

Con tan sólo cuatro ingredientes básicos, (harina, agua sal y levadura) el pan ha tomado distintas formas, texturas y sabores hasta el punto que es uno de los alimentos más diversificados de todos los elaborados existentes.

Todavía existe una falsa creencia de que el pan engorda. Pero no es cierto. El pan engorda si se consume en exceso, y claro está, con la compañía de  los alimentos que le acompañen (bocadillos o para acompañar salsas, embutidos, quesos, etcétera..)

El pan no engorda si se come una cantidad apropiada y el total de calorías ingerido diariamente no es excesivo para las necesidades de cada uno, pero no por comer pan sin sal, o pan integral o tostadas, todos estos engorden menos. No. Tampoco es eso.

Os animo a incluir un poco de pan en vuestra dieta diaria, y ya que lo hacéis, ¿no creéis que será mejor comer una pequeña porción  de pan rico, delicioso y de calidad? (Yo creo que sí).

Pero con una pequeña excepción, evitadlo a la hora de cenar. Por la noche es mejor que la dieta esté basada en alimentos ricos en proteínas y algo de fibra, evitando los hidratos de carbono, que será mejor consumirlos por la mañana y al mediodía que es cuando más energía necesita quemar el cuerpo.

Algunos falsos mitos que acompañan al pan y que sería interesante desterrar son los siguientes:

1.- Si se quiere adelgazar, con eliminar el pan de la dieta es suficiente. FALSO.  Por privarnos de comer dos rebanadas de pan al día no vamos a perder más peso. Todo dependerá de la razón del sobrepeso, de los hábitos alimentarios, de la composición de la dieta, etc.. Es cierto que un exceso de pan o de cualquier otro alimento nunca es recomendable, pero una dieta sin pan puede llegar a ser muy triste.

2.- El pan sin gluten no engorda. FALSO. El pan sin gluten está indicado para las personas que tienen intolerancia a esta proteína, contenida en diversos cereales, pero eso no significa que este pan tenga menos calorías, ni que adelgace.

3.- El pan sin sal no engorda.  FALSO.  El pan sin sal aporta las mismas calorías que el pan con sal. La diferencia es que es más adecuado para personas con problemas cardiovasculares. Nada más, ni nada menos.

4.- El pan integral no engorda. FALSO. En realidad, no hay ningún alimento que no engorde, ninguno. Todos los alimentos tienen calorías. Si que es cierto que el pan integral tiene más vitaminas y fibra que el pan blanco. Esta dosis de fibra es la que hace que se produzca una sensación de saciedad y que estimule el tránsito intestinal, (muy beneficioso cuando se quiere perder peso), pero de ahí a adelgazar….pues no.

5.- Las tostadas o “biscottes” son la mejor opción para hacer dieta. FALSO. Es cierto que las tostadas son más digestivas, prácticas y agradables para algunos, pero no son la mejor elección cuando se quiere perder peso. La razón es que como no contienen casi agua, ni mucho volumen, dan poca sensación de saciedad. (Además, hay algunas tostadas comerciales que llevan grasas añadidas, por lo que engordan más)

Por último y como comentario general, me hace gracia leer en los envoltorios de algunos panes comerciales la siguiente reseña: “NO CONTIENE COLESTEROL“, últimamente “NO CONTIENE GRASAS SATURADAS”.  Esta información gratuita es puro marketing usado como reclamo publicitario, ya que: NINGUN PAN CONTIENE COLESTEROL, a no ser que esté enriquecido con mantequilla o leche, o alguna grasa propia de los alimentos de origen animal….. que en ese caso, debe estar bien indicado en el etiquetaje del producto!!!

¿Y vosotros? ¿Coméis habitualmente pan? ¿Dónde lo compráis? ¿Qué tipo de pan? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

 Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de Facebook

 

Share

5 comentarios sobre «Algunas verdades y mitos sobre el pan: ¿Engorda o no?»

  1. Hola de nuevo Gemma!
    Yo no soy de mucho pan,pero lo como todos los dias(mas bien para desayuno o merienda) y por la noche no me apetece.
    Desde que lo hago yo con una harina del Lidl de centeno integral con trigo integrallos demas panes que pruebo,no me gusta.
    Un besazo y hasta pronto!!
    Nathalie.

    1. Hola Paula!!! Cuando te acostumbras al pan sin sal, el normal sabe muy fuerte.. Yo también lo prefiero así. Ya tomamos suficiente sal durante toda la jornada.. jejeje.. Besos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.