¿Yoga para bebés?

actualidad alimentacion belleza bienestar Deportes maternidad salud Sin categoría Todos los posts vida sana yoga
Mi mini-yo bebé yoguina conmigo.. Qué recuerdos!!!!

 

Aunque  no suelo dar clase de yoga para niños tan pequeños o bebés (a parte de mi hija, que comenzó a practicar yoga conmigo cuando era una bebita), hace ya algo más de un año que acepté encantada la oferta de dar clase de yoga para un bebé, siendo el punto de partida para una serie de talleres de yoga para bebés (y mamás) que hemos ido desarrollando desde entonces.

Conozco a esta niña casi desde que nació y debido a sus peculiares circunstancias se convirtió en muy especial para mi. Sinceramente, no me esperaba que un bebé fuese tan receptivo a mis indicaciones, ni tampoco podía imaginarme que pudiese aprender tan rápido a seguir la dinámica del yoga, ni que pudiera ser un alumno tan “disciplinada”.

La cobra, la pirámide, la mesa, el gato enfadado, el bebé feliz o la posición de loto son algunas de las posturas que pueden resultar sencillas en niños de 9 ó 10 meses hasta los 3 años de edad. Es más, intuitivamente algunas de estas posturas forman parte de su vida diaria.

Poco a poco y a medida que van creciendo, los niños van perdiendo esta flexibilidad natural. A través del yoga, pueden desarrollar su potencial más creativo, así como la capacidad de superar pequeños retos desde su tierna infancia. Ejercicios de respiración (pranayama) y una pequeña introducción a la meditación les puede ayudar a estar más receptivos y relajados.

En cuanto al yoga para bebés (de cero a 12 meses) sin, o mejor con sus mamás, puede ser una buena manera para que éstas vuelvan a hacer ejercicio después del parto sin tener que dejar a su bebé al cuidado de alguien.

Masajes combinados con suaves ejercicios, tanto de posturas (asanas) como de respiración (pranayama), suelen ser la clave para la ejecución de estas clases que benefician tanto a las mamás (y papás) como a los bebés y sirven para aumentar el vínculo afectivo entre padres e hijos, a la vez que sirven para estimular la circulación sanguínea, linfática, el tránsito intestinal y las defensas del bebé, además de aprender a reconocer las partes de su cuerpo mientras sus mamás (o papás) les masajean la tripita, las piernas o los bracitos, mientras que los más mayorcitos, (a partir de 9 meses o un año) y con más autonomía corporal ejercitan y estimulan su psicomotricidad…

Con otra de mis bebitas predilectas.. ¿Y vosotros? ¿Habíais oído hablar del yoga para bebés? ¿Habéis realizado alguna actividad conjunta con vuestros bebés? ¿Y con los niños más mayorcitos? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

 

 

Share

2 comentarios sobre «¿Yoga para bebés?»

    1. Muchas gracias María. ME alegra mucho saber que te ha gustado el post!!! Practicar yoga con bebés es tan bonito!!!! (En cuanto a las fotos, son de hace algunos años… sobre todo las de Gemmetta… jajajaja) Besos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.