¿Afectan las hormonas del embarazo a los dientes?

Un 70 por ciento de las embarazadas padece alguna enfermedad bucal debido a los altos niveles hormonales que pueden producir sensibilidad en las encías, gingivitis o caries.

Sangrar al cepillarse los dientes, mal aliento o mal sabor de boca, son algunos de los síntomas más frecuentes que se pueden sufrir, aunque no todo lo que se cuenta (sabiduría popular) no es cierto.

Clínica Ariño, (clínica de estética y salud dental avanzadas), nos despeja mitos e informa acerca de los dientes durante el embarazo. Veamos:

VERDADERO: Los cambios hormonales pueden producir dolor, inflamación o un sangrado al cepillarse, síntomas principales de la gingivitis. Cualquier persona puede sufrirla, pero las embarazadas tienen más posibilidades debido a su alto nivel de concentración de hormonas.

VERDADERO: Los vómitos provocan erosión del esmalte, haciéndolo más susceptible a las caries.

FALSO: “Cada hijo me costó un diente”. Es un dicho popular que no tiene ningún fundamento si se mantiene una correcta higiene bucal y revisiones periódicas por su dentista de confianza.

FALSO: El bebé obtiene el calcio de los dientes de la madre. Se comenta siempre, pero en verdad el bebé saca el calcio que necesita de los alimentos y los huesos de la madre.

VERDADERO: Con los antojos se abusa de los azúcares y las comidas dulces, que aportan un alto riesgo de padecer caries.

VERDADERO: Mantener una buena higiene bucal y una dieta equilibrada ayuda a que no se produzca un deterioro de la placa bacteriana, evitando cualquier tipo de molestia o infección.

FALSO: Durante el embarazo no se deben hacer tratamientos dentales ni recibir anestesias para evitar lesiones o problemas en el feto. En el primer trimestre se ha de tener más cuidado, pero ir al dentista no presenta ningún problema para la gestación.

VERDADERO: Es posible tener mal sabor de boca o aliento, debido a las malas digestiones, el ardor de estómago, los vómitos o los cambios en la composición de la saliva.

FALSO No se pueden hacer radiografías dentales, para evitar problemas con el feto. Falso. Tomando precauciones, como usar un delantal del plomo, se protege al embrión y no se corre ningún riesgo.

VERDADERO: Sequedad en la boca o exceso de salivación. Es un efecto poco probable, pero que puede ocurrir en el primer trimestre del embarazo.

Como veréis la sabiduría popular a veces no es del todo correcta, por lo que es recomendable ponerse en manos de un especialista cada vez que tengáis cualquier problema o dolencia con la salud bucal relacionada (o no) con vuestro embarazo. Es cierto que durante esa época el cuerpo sufre cambios y está más sensible, pero la boca debe cuidarse los 365 días del año, estemos o no embarazadas y seamos hombre, mujer o niño/a.

El cuidado de una buena salud dental comienza por una higiene correcta efectuada tres veces al día o después de cada comida. No vale con pasar el cepillo en un plis plas. No. La técnica de limpieza e higiene de dientes requiere de unos minutos para evitar dejar restos de comida, placa u otras cosas. Pero eso… en otro post. Mientras:

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share