Lunares en la piel: ¿Cómo saber si son benignos o no?

actualidad salud Sin categoría Todos los posts vida sana
En esta foto casi no puede apreciarse las "ruogisdades" centrales en el lunar de Gemma

 

¿Cuántos de vosotros ha acudido alguna vez al dermatólogo para que le echase un vistazo a un lunar “raro” de vuestro cuerpo? Yo sí. La semana pasada fuimos a visitar a nuestro dermatólogo, el Dr. Iñigo de Felipe (www.defelipe.com)  para que analizase un lunar  que mi hija tiene en la espalda.  A pesar de que parece benigno y la niña lo tiene desde que nació, el lunar cada vez crece más y más y va tomando una forma un tanto peculiar.

Como la niña todavía es muy joven y en principio su lunar no parece raro, el doctor nos sugirió la técnica de la EPILUMINISCENCIA DIGITALIZADA o lo que es lo mismo, examinar el lunar con un  DERMATOSCOPIO,  es decir un aparato que permite ver los detalles más íntimos de estos posible “invasores” de la piel.

 

Mediante este sistema, los lunares al igual que otras lesiones de la piel son examinados y analizados digitalmente, pudiendo guardar las imágenes tomadas y comparar la evolución de las mismas, después de unos seis meses (o el tiempo que el médico crea conveniente). De esta manera, nos podemos ahorrar una biopsia innecesaria, evitando así cicatrices que seamos sinceros, no son nada favorecedoras.

Patrón globular del Nevus congénito de Gemma

Volviendo al caso de mi hija: mediante la epiluminiscencia, el Dr de Felipe pudo observar que el gran lunar de Gemmeta es de PATRON GLOBULAR (en forma de “globos”) y para ser más exactos, es un Nevus melanocílico congénito, es decir, una proliferación benigna de melanocitos (células que dan color a la piel), y congénito porque la niña tiene este lunar desde que nació.

Por lo que nos contó el doctor, los lunares de patrón globular no son malignos ni presentan mayor problema que el meramente estético (bueno… ya respiramos tranquilas!!!), ya que suelen presentarse en la capa más superficial de la piel y como he dicho antes es una proliferación benigna de melanocitos en forma de pequeños globos. En cambio, no  podríamos decir lo mismo de los lunares de PATRON RETICULAR, que son los que afectan a la dermis más profunda o dermis reticular, formada por alineaciones perpendiculares entre sí, con separaciones repetitivas en forma de retícula (de ahí su nombre) comprometiendo el margen y el posible nivel de invasión de un melanoma (transformación cancerosa de los melanocitos). Aunque bueno… ese tema lo dejo para otros post….

¿Y vosotros? ¿Tenéis muchos lunares? ¿Alguno de ellos os preocupa en especial? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

1 comentario sobre «Lunares en la piel: ¿Cómo saber si son benignos o no?»

  1. Yo soy dermatólogo y, aunque no me dedico exclusivamente a la dermatoscopia, puedo decirte que eso que comentas no es del todo exacto. Existen patrones globulares, donde los glóbulos se agrupan irregularmente y con diversos tamaños, que no son tranquilizadores… Lo mismo que existen patrones reticulares absolutamente benignos, con un retículo regular, bien definido y estructuralmente homogéneo, que no son motivo de preocupación. El que muestras en la imagen muestra glóbulos uniformes, homogéneamente distribuidos, sin ningún dato preocupante.

    Muchas veces, el problema de los lunares es que los pacientes consultan tarde. Con una consulta a tiempo, la mortalidad del melanoma descendería drásticamente. De hecho, existen proyectos en internet para facilitar el acceso a un dermatólogo y tener, por lo menos, una valoración rápida sobre la conveniencia de revisar un lunar o cualquier otro problema en la piel, como http://www.teleclinicaonline.com, donde trabaja un compañero mío (Dr. Darwich) que es una eminencia en ese campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.