LAS DIETAS SEGÚN EL TIPO DE SANGRE

actualidad adelgazar alimentacion Comida consejos salud Sin categoría Todos los posts vida sana yoga

El Dr. Peter D’Adamo, a mediados de los años 90’s publicó un libro titulado Eat right for your type , donde plantea la posibilidad de que la dieta se base en el tipo de sangre, vinculándola con el origen de las actividades nutricionales. Los tipos de sangre se dividen en cuatro grandes grupos, siendo el tipo O, el más común, después el A, luego el B y el AB que tiene apenas el 5% de la población mundial.

verdruaSu teoría se basa en que la sangre, que es la misma para todos, tiene características distintas en lo que al sistema inmunológico se refiere, esto es el equivalente a tener soldados y policías entrenados para distintas cosas. Sus recomendaciones alimenticias se basan en la vinculación entre el sistema digestivo y el inmunológico, así como en la capacidad celular y bioquímica de procesar ciertos elementos que encontramos en la carne, verduras, frutas y granos.

Hay una gran lógica en su planteamiento, cada organismo es diferente y por lo tanto su alimentación puede y debería variar.

 El Dr. D’Adamo divide la alimentación es de la siguiente manera:

 El tipo  de sangre O: es quien tiene en sus antepasados al nómada cazador de las grandes especies, carnívoro y carroñero, por lo tanto, su alimentación debería basarse en proteína animal, carne roja.

El tipo de sangre A: es aquél que entre sus antepasados están los que se asentaron, recolectaron semillas, frutas y vegetales, para después cultivarlos, haciéndolos más vegetarianos que carnívoros, aunque en su alimentación el pescado y los mariscos son importantes.

El tipo de sangre B: es un tipo de organismo ganadero, el cual tiene acceso a los productos lácteos, que puede ser cazador, pero de pequeñas especies, como el conejo o la perdiz, al mismo tiempo que sabe manejar los granos, la verdura y la fruta.

El tipo de sangre AB, el cual es una mezcla de las capacidades de los organismos del tipo A y del B.

digestion 2 De esta forma, el punto a destacar de esta teoría es que no todos deberíamos comer igual, ya que nuestros sistemas digestivos se fueron especializando. Aunque se debe tener presente que las proteínas animales, las vegetales, los granos enteros, la verdura y la fruta son para todos esenciales, pero no necesariamente tenemos que comerlos en la misma cantidad, ni el mismo tipo, lo cual es un reto en un mundo globalizado como en el que estamos viviendo.

Este puede ser otro camino para orientarnos y tomar nota para saber cuál puede ser el mejor camino para comer de una forma adecuada y sumar hábitos saludables. Sin embargo, se debe tener presente que ante cualquier duda o anomalía, se recomienda consultar al profesional para saber cuál es la dieta recomendada para la rutina diaria, teniendo en cuenta las variables en nuestro estilo de vida.

¿Y vosotros? ¿Qué opináis sobre esta clasificación para orientar vuestra dieta diaria? A mi, me parece que no va desencaminada, pero hay otros factores que pueden influir y ser más importantes en la alimentación individual de cada persona.

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.