La celulitis es una de las patologías estéticas que más preocupa a las mujeres, a partir de la pubertad y afecta a más del 85% del total de ellas. ¿Pero? ¿Exactamente cómo y porqué se forma?

Comencemos por el prinicipio: la celulitis consiste en un proceso de acumulación o retención de agua, grasas y toxinas, que se depositan en la epidermis y producen la pérdida elasticidad de las venas, lo que genera a su vez el estancamiento del flujo sanguíneo.

Los adipocitos (células que se encargan de almacenar grasa) sufren así una atrofia y alteran la circulación en las zonas afectadas, dejando atrapados bajo la piel la grasa y los residuos.

Para combatir la temida celulitis, no solo es necesario un tratamiento tópico sobre la piel, también es imprescindible un cuidado interno de nuestro organismo a través de nuestra alimentación y la ayuda de complementos nutracéuticos.

El exceso de algunos alimentos favorece la aparición de celulitis y por ello se debe controlar su ingesta. Algunos de los más contraindicados son:

  • La cafeína: aunque la mayoría de tratamientos anticelulíticos por vía tópica contienen cafeína (para estimular la circulación), si se toma cafeína por vía oral puede potenciar la piel de naranja. Tomar más de dos cafés o refrescos de cola al día, provoca un endurecimiento de las arterias y un aumento de los niveles de insulina en sangre, lo cual lleva al organismo a almacenar los azúcares en forma de grasa.

 

  • La sal: tomar más sodio del que el organismo necesita retiene agua (para disminuir su concentración en el cuerpo). Esto se traduce en retención de líquidos, una de las principales causas de la celulitis. “Debemos evitar las comidas preparadas, los aperitivos (patatas fritas, cacahuetes, maíz tostado, palomitas) o los productos conservados en salazón, en los que la sal se encuentra a altas concentraciones” apunta la experta.

 

  • El azúcar: el dulce además de convertirse en grasa, provoca una reacción metabólica por la que el colágeno se vuelve más rígido (proceso llamado glicación). La piel pierde firmeza y la celulitis se abre paso con mayor facilidad.

  • La grasa saturada: el organismo necesita una pequeña cantidad de grasa para poder absorber determinadas vitaminas, como la Vitamina E. Si se consume un exceso de grasas, se multiplica el nivel de radicales libres y, con ello, la degradación de las fibras de sostén de la piel, y la consecuente aparición de celulitis.

Además de evitar el consumo de determinados alimentos, es fundamental la ingesta de complementos nutricionales (nutracéuticos) que ayuden a combatir la celulitis y la formación de nódulos de grasa gracias a sus ingredientes activos. Inmaculada Canterla, experta en dermocosmética y nutrición, recomienda los siguientes ingredientes por sus propiedades lipolíticas (reductoras), drenantes, tonificantes y activadoras de la circulación. Veamos:

Piña: su principio activo es la bromelaína que tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas que proporcionan a su vez una acción anticelulítica y antiedema en situaciones de retención de líquidos.

Fucus: tiene acción adelgazante debido a la presencia de iodo orgánico, que actúa sobre la glándula tiroides activando el catabolismo de las grasas. Sus minerales y oligoelementos producen una estimulación del metabolismo general, aumentando los cambios osmóticos y la eliminación de desechos. En patologías tiroideas debe evitarse este ingrediente.

Té verde: aumenta el gasto metabólico y activa la combustión de las grasas impidiendo su acumulación en el hígado y las paredes de los vasos sanguíneos, gracias a su contenido en xantinas y polifenoles.

Centella asiática: esta planta fresca avalada por la OMS y la EMEA (Agencia Europea del Medicamento), proporciona unos extractos y tinturas que pueden ser utilizados por vía tópica y oral para el tratamiento de la celulitis (entre otras afecciones) por tener una acción elastificante de los vasos sanguíneos y por su acción antiedematosa. Además estimula la activación fibroblástica, disminuye la rigidez del colágeno y estimula su síntesis.

Omega 3: a parte de su multitud de efectos beneficiosos, estos ácidos grasos esenciales para la celulitis funcionan como activadores del PPAR alfa, factor de transcripción responsable de la inducción de los genes que intervienen en la oxidación lipídica y la termogénesis.

Es básico buscar nutracéuticos que actúen en la “desintoxicación” de los estrógenos. En las mujeres uno de los puntos más influyente es la participación de las hormonas implicadas en la creación de los acúmulos de grasa.

Por ello, se ha de impedir el hiperestrogenismo para conseguir una reducción más fácil de la celulitis y siempre han de ser complementos nutricionales prescritos por especialistas y no deben ser tomados libremente para evitar efectos colaterales e interacciones.

Existen muchos cosméticos en el mercado que se dirigen a combatir la celulitis, pero lo que importa verdaderamente no son los productos ni las marcas, si no la formulación que es la que será, o no, efectiva”.

La experta nos detalla qué activos (de vía tópica) son realmente eficaces para combatir y prevenir la celulitis:

Cafeína: tiene la capacidad de estimular la movilización de los ácidos grasos en el tejido adiposo, favoreciendo el ataque a los macronódulos formados y contrarrestando la tendencia a la acumulación de las grasas.

Rusco: mejora la circulación venosa, fortalece la pared de los capilares y alivia la pesadez de piernas. Además, contiene abundantes saponinas de acción vasoconstrictora y antiinflamatoria.

Escina: es una saponina extraída de una planta, el Castaño de Indias, que presenta actividad antiedematosa y antiexudativa con una leve acción sobre el tono del músculo liso de la pared venosa. Disminuye la hiperpermeabilidad vascular, lo que reduce el edema de los miembros inferiores en los pacientes con varices.

Tripeptide-3: es un activo molecular que aumenta los niveles de ATP intracelular (refuerza la energía) y estimula el quemado de grasa. Aumenta el calcio intracelular in vitro, mejora la diferenciación epidérmica y muestra una acción adelgazante mediante la activación de la lipólisis.

Chondrus Crispus: es un alga rosa que contiene valiosos oligoelementos para una acción no solo estimulante sino también purificante y desintoxicante. Posee propiedades descontractoras y protectoras de las macromoléculas proteicas (colágeno, elastina, queratina), manteniendo la elasticidad de la epidermis.

Tripéptido GHK: actúa como un purificador específico que incrementa la efectividad de los componentes anticelulíticos que previenen la maduración de los adipocitos.

Si os interesa obtener más información sobre los protocolos cosmecéticos recomendados por Inmaculada Canterla para poder seguir desde casa, podéis consultar sus servicios de asesoría a través de  la web (www.cosmeceuticalcenter.com).

Por mi parte y como coach nutricional y profesora de yoga, Pilates y PT, debo añadir que hacer ejercicio regularmente  ayuda a eliminar y evitar los depósitos de grasa localizada, así como la celulitis acumuladas, sobre todo en muslos y glúteos. En otro post ya os daré algunos consejos y ejercicios indicados para ello.

¿Y vosotras? ¿Habéis pensado comenzar a realizar algún tratamiento para eliminar a celulitis? ¿Soléis evitar los alimentos detallados en este post? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

Share