grasa1No todas las grasas engordan. Es más, son necesarias para el óptimo funcionamiento de nuestro organismo y  tomadas con moderación pueden ayudar a adelgazar. ¿Me he vuelto loca con esta afirmación? No. Ni mucho menos.

Hasta hace unos pocos años, los expertos afirmaban que las grasas engordaban, por lo que aconsejaban eliminarlas drásticamente de las dietas de adelgazamiento, pero los tiempos han cambiado y las afirmaciones de los expertos también.

Es conveniente incluir un poco de grasas en nuestra dieta diaria (queramos perder peso o no).

Pero siempre hay un pero…. pero no todas las grasas son buenas para nuestro organismo. Las grasas saturadas deben ser evitadas ya que elevan el colesterol en la sangre y suelen causar problemas circulatorios entre otros. Estas grasas son las que “engordan”. (lo pongo entre comillas, ya que ningún alimento o grasa por si mismo engorda).

Dentro de este grupo  de “grasas malas” (es como popularmente se las conoce) estarían las grasas de origen animal (carnes, yogures o leches enteras, queso, etc..), aunque existen también productos vegetales ricos en grasas saturadas (el aceite de palma y el aceite de coco, por ejemplo).

grasa2Las “grasas buenas” son las grasas insaturadas. Estas son las que contribuyen para el desarrollo y funcionamiento del cuerpo, ayudan a tener una piel saludable, balancean las hormonas y nos ayudan a regenerar tejidos. También son las que ayudan a bajar o regular el colesterol en la sangre, (siempre que se utilizan en lugar de las grasas saturadas).

Existen dos tipos de grasas insaturadas:

Grasas monoinsaturadas: En este grupo encontramos el Ácido oleico u Omega 9. Uno de los ejemplos más conocidos es el aceite de oliva y algunos frutos secos (almendras, avellanas, nueces de macadamia, etc.).

Grasas poliinsaturadas: Este grupo se encuentran los ácidos grasos Omega 6 y Omega 3. Estos ácidos son muy importantes en nuestra alimentación porque el cuerpo no los produce.

grasa3ACIDOS GRASOS OMEGA 3: Además de mejorar la salud cardiovascular, los ácidos grasos Omega 3 ayudan a movilizar la grasa almacenada en el organismo que tanto cuesta de eliminar a veces. Para decirlo en una manera sencilla, actúan como “quemagrasas”,  al aumentar el metabolismo de los cuerpos grasos depositados en el organismo, en dónde incluiríamos el colesterol y los triglicéridos, ambos conocidos por ser  “grasas malas”.

Una carencia de Omega 3 puede generar disminución de la agudeza visual, dificultades de aprendizaje y lesiones en la piel. En diversos estudios también se ha relacionado la falta de Omega 3 con casos de depresión.

El pescado azul, (sardinas, atún y sobre todo el salmón) son buenas fuentes de Omega 3. El aceite de linaza y las nueces también son ricas en Omega 3.

ACIDOS GRASOS OMEGA 6: Los ácidos grasos Omega 6 se encuentran en muchos alimentos, aunque su fuente principal son los aceites vegetales. Algunos de los aceites más ricos en este ácido son el aceite de girasol, soja, onagra, maíz y sésamo.

La falta de Omega 6 puede ocasionar retraso en el crecimiento, problemas en la reproducción y también lesiones en la piel.

gras4Las recomendaciones dietéticas sobre el consumo de grasas son:

Las grasas totales (saturadas e insaturadas) deben aportar el 30-35% de la energía diaria.

Las grasas saturadas no deben aportar más del 10% de la energía diaria.

El resto debe proceder de las grasas insaturadas. Los ácidos grasos (Omega 3,6,9) nos ayudan a absorber algunos nutrientes como las vitaminas A y D y al consumir pequeñas cantidades de grasas nos sentimos saciados por mas tiempo y comemos menos, siendo de gran ayuda para aquellos que están siguiendo una dieta para perder peso, por lo que nos ayudan a adelgazar (siempre y cuando se tomen con moderación, claro).

¿Y vosotros? ¿Están incluidas las grasas en vuestra dieta diaria? ¿Saturadas o insaturadas? ¿En suficiente cantidad aunque estéis a dieta? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share