Fortuna, tradiciones, amor y felicidad para 2016

actualidad belleza bienestar Comida consejos emociones moda salud Sin categoría Todos los posts vida sana

Si saludas a la fortuna, ésta te devolverá el saludo”. (anónimo)

Una vez más y con la llegada de la Nochevieja, mucha gente aprovecha para reunirse en familia o con los amigos para celebrar la entrada del nuevo Año 2016 con alegría y diversión.

NOCHEVIEJA3Aprovechando la ocasión que solamente ocurre una vez al año, puede ser una buena oportunidad para realizar algún “ritual” (o como queráis llamarle) para dar comienzo en este 2016 (que espero de corazón sea maravilloso para todos), con una coletilla o empujoncito para ayudar (aunque sea oníricamente) a que sea más fructífero y venturoso.

Por eso daremos un repaso a algunas tradiciones o rituales para atraer la buena ventura que se celebran a lo largo y ancho del mundo:

En algunos países orientales y según el Feng Shui, el último día del año se debe aprovechar para limpiar y barrer la casa en profundidad para así eliminar todas las energías negativas del hogar.  Se debe procurar deshacerse de todo lo que esté roto, quebrado o desagradable.

Una vez limpia la estancia, se deben poner ramas de canela dulce y aromática en diversos lugares de la casa (a destacar que una ramita debe ponerse en el algún lugar del recibidor del hogar y otra ramita debe ponerse dentro de algún armario ropero). La primera es para atraer la suerte y la segunda para que no falte el amor.

NOCHEVIEJA1

Durante todo el mes se organizan “Bonenkai”, fiestas entre amigos o colegas con mucho alcohol para olvidar las preocupaciones, rencores y peleas de los meses anteriores.

La tradición del país del Sol Naciente está llena de objetos con formas y significados diferentes que simbolizan la buena suerte, pero hay uno en especial, el “omamori hitogata”,  que ofrece más que eso, ofrece su protección.  (la traducción de omamori hitogata sería más o menos, “figura de protección”).

La figura simboliza una proyección de sí mismo, y actúa como un escudo para cada persona, de manera que cada cosa que pueda ocurrir, antes le ocurrirá al omamori hitogata.

Otro regalo típico para los niños son otoshidamas, es decir, pequeños regalitos que tienen dinero dentro.

Su protección dura un año, y al final del mismo, y en agradecimiento así labor, hay que dejarlo sobre un barco de papel y dejar que se aleje en un río o quemarlo en un templo.

Para que el año empiece con buen pie, hay que pisar con el pie derecho justo después de las doce campanadas de medianoche.

Si queréis mantener el amor durante el próximo año, debéis besar a vuestra pareja debajo de una rama de acebo o muérdago,  justo después de las campanadas de medianoche. (Esta tradición en anglosajona).

Otro ritual fácil de hacer, consiste en poner algunas piedras o algo de oro (a poder ser ámbar amarillo, ya que este año intentaremos que lo “dorado” llene nuestras vidas) en un cuenco con agua y sal para que actúen como talismanes durante el año. (Debe hacerse antes de las doce campanadas y sacarlas del cuenco pasada la una de primeros de año).

Para que no  falte el dinero, los italianos tienen la costumbre de comer lentejas, justo después de las campanadas de media noche… o sea que podéis comenzar con las doce uvas de la suerte y acabar con una cucharada de lentejas (tampoco hace falta comerse un plato entero, con un poquito es suficiente).

NOCHEVIEJA 2

Como curiosidad, los romanos suelen vestir de rojo (o llevar alguna prenda roja)  para la nochevieja también para recordar que fue Giulio Cesare, en el 46 a.C., quien fijó el 1 de enero como inicio del año nuevo. Esta costumbre se ha difundido en casi todo el mundo, pero con significados de lo más variopintos… (atraer el amor, la suerte, felicidad.. etc).

Otra tradición popular consiste en escribir en un papel los deseos y propósitos para el 2016, mantener el papel en la mano derecha mientras suenan las campanadas y después quemarlo cuidadosamente con una vela blanca o dorada.

Y como no.. Las típicas uvas de la suerte en España. Para los que no conozcan su historia, es la siguiente: la nochevieja del año 1909, los viticultores españoles cosecharon tal cantidad de uvas ese año que, en un esfuerzo desesperado de imaginación, para desembarazarse de los excedentes, decidieron repartirlo gratis entre el pueblo, con el pretexto que su consumo en Nochevieja traería fortuna. Sabiéndonos tan supersticiosos y para no caer en la mala suerte, esta tradición se ha seguido celebrando hasta hoy. Y así vamos… (Aunque en lugar de uvas, se pueden utilizar olivas, lacasitos o hasta 12 cacahuetes pelados  sin sal). Puestos a celebrar, ¡todo vale!

¿Y vosotros? ¿Conocéis algún ritual para atraer la buena suerte en Año Nuevo? ¿O bien creéis que todo esto son tonterías? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!!

 

Besos desde mi blog!!!

 

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.