Ensalada de invierno: escarola con salsa de mostaza y miel

actualidad adelgazar alimentacion belleza bienestar Comida salud Sin categoría Todos los posts vida sana

Es cierto que con el frío del invierno, apetece más un caldito caliente y reconfortante, aunque a pesar de ello, una ensalada puede ser un excelente acompañamiento para el plato principal, tanto como para el almuerzo como para la cena (Lo siento, pero no creo que una ensalada sea particularmente indigesta para cenar).

Si queréis disfrutar de una buena ensalada en esta época, nada mejor que utilizar como ingrediente principal la escarola, dado que su temporada propia es la época de invierno, ofreciendo todo su esplendor y mayor calidad, (aunque hoy día se puede encontrar en el mercado durante todo el año).

La escarola es una verdura que pertenece a la familia de las Asteráceas (Compuestas). Esta familia, cuyo nombre actual deriva del griego Aster (estrella), proporciona muchos tipos de hortalizas de diversas especies: de hoja (achicoria, lechuga, endibia, escarola), de flor (alcachofa) o de tallo (cardo).

Por su peculiar sabor dulcemente amargo, resulta muy sabrosa acompañada con el clásico aderezo de aceite, mostaza, vinagre y sal. La escarola combina muy bien con ajos, cebolla, apio, cítricos y frutos secos.

El agua, como en casi todas la verduras, es el elemento que predomina en la composición (en un 94%). En ella están disueltas pequeñas cantidades de vitaminas hidrosolubles: B1, B2, C, folato (es la verdura más rica en esta vitamina, con diferencia sobre el resto) y en menor proporción beta-caroteno (provitamina A), así como minerales como el calcio, el magnesio, el hierro, el zinc y el potasio, éste último el más abundante.

El calcio y el hierro contenidos en la escarola a pesar de su abundancia, no se asimilan muy bien porque la fibra de la verdura en general, interfiere en la absorción a nivel intestinal. Por ello, las cantidades de estos minerales aportadas por cualquier vegetal no son comparables con las de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes o pescados).

Por otra parte, las hojas de la escarola contienen intibina, compuesto responsable de su sabor amargo y de los beneficios digestivos que se le atribuyen a esta verdura.

Pero eso no es todo, la escarola tiene más propiedades saludables:

Estimula el transito intestinal (gracias a su contenido en fibra).

Es beneficiosa para el sistema inmunológico: formación anticuerpos, producción de glóbulos rojos y blancos.

Es rica en nutrientes que favorecen al cabello, colágeno, piel, dientes y huesos.

Por su bajo contenido en calorías, está indicada en las dietas para perder peso o adelgazar.

Una de mis ensaladas favoritas a base de escarola, muy sencilla de realizar y muy nutritiva, es la siguiente:

Escarola con Salsa de mostaza y miel.

1 escarola rizada

1 naranja

Un puñado de nueces troceadas

8 cucharadas de mayonesa

2 cucharadas de mostaza de Dijón

2 cucharaditas de miel

Una pizca de sal (opcional)

El zumo de un limón

Para preparar la salsa, se mezcla la mayonesa, la mostaza y la miel. Se añade el zumo de limón y se vuelve a mezclar hasta conseguir una salsa fina y homogénea. Reservar.

Elegir las hojas de escarola en mejor estado y trocearlas al gusto. Pelar y cortar la naranja a daditos pequeños. Ponerlos en una ensaladera grande. Añadir las nueces troceadas. Por último, aderezar con la salsa de mostaza y servir.

¿Y vosotros? ¿Soléis comer ensalada en invierno? ¿Os gusta la escarola? ¿Cómo la preparáis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

4 comentarios sobre «Ensalada de invierno: escarola con salsa de mostaza y miel»

  1. Buenos días: Nosotros la tomamos con granada, aprovechando que todavía hay. Se desliza un ajito por la ensaladera, se desgrana media o una granada, cebollita picadita y la escarola, aceite de oliva virgen, vínagre de manzana y sal gorda (poquita), tambien se le puede añadir trocitos de naranja, tal y como haces en la tuya, o kiwi verde, o piña, un toquecito especial en navidad era desmenuzar un poquito de turrón de jijona blando, en lugar de unos frutitos secos, pero en fin admite tanto …., es una maravilla la escarola. Un saludo ensaladero.

    1. Hola Patin!! Muchas gracias por tu comentario y por tu sugerencia. Me ha encantado tu receta y los «truquis» del ajo y el turrón de jijona en lugar de frutos secos. Lo he probado esta noche y estaba delicioso!!!! En lugar de granada (no he encontrado en mi frutería) he puesto manzana y uva troceada, queso blanco y mermelada de naranja… Como bien dices, la escarola admite tantos acompañamientos!!! Y ahora está en su mejor momento!!! Besos escaroleros 🙂

  2. Umm que buena pinta éstas recetas!! Me apunto a ellas y la verdad es que estoy empezando a aficionarme a lo de las ensaladas diarias y me sientan fenomenal. Es que es cierto que parece que apetezcan más en verano pero la verdad es que como acompañantes y para comer algo crudo en cada comida lo tenemos fácil y rápido y encima sanísimo, así que… que más podemos pedir. Aúupa las ensaladas!!!!!!! Yo soy más de cogollos, canónigos, la rúcula ummmm..me requeteencanta,.. de endivias,.. bueno ya ves, voy combinando un poco de todo!!!!!!
    Besitos fuertes!!!!!!!

    1. Vivan las ensaladas!!!! Lástima que todavía hay personas que opinan que las ensaladas solo son para el verano. (mi madre es una de ellas). No es así. Son tan saludables!!!! Yo también las preparo con muchas de las variedades de hoja de invierno. Hasta me he aficionado a una mezcla hindú que está muy rica. (A ver si escribo un post sobre ella). Y lo de la cena, nada de nada, otro tópico que no es cierto. Si una ensalada te sienta bien para cenar ¿por qué vas a privarte de ello? Jejejeje… Besos ensaladeros!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.