Hay que tener en cuenta que solemos llevar unas vidas de lo más ajetreadas que suponen estrés constante y que esto, sin apenas percibirlo, conlleva serias consecuencias para la salud física y mental. Además de vigilar lo que uno consume, el deporte ha de formar parte de las tareas cotidianas porque con ello se conseguirá estar mejor. En términos generales se puede decir que hacer deporte contribuye a contar con un mejor estado físico, ayuda a liberar tensiones, provoca euforia y contribuye a mantener una cierta agilidad mental. Es cierto que todo esto como teoría suena muy bien pero, en ocasiones, no se encuentra ni tiempo para ir al gimnasio. Por suerte, hay alternativas que ofrecen, por ejemplo, hacer fitness en casa para mujeres  , así que ya no hay excusa para cuidarse.

Pero, ¿cómo habituarse a hacer ejercicio? Quienes no están acostumbrados a realizar ningún tipo de actividad física verán esta tarea como algo de lo más pesado y es por este motivo por el que el primer paso a dar es el de la organización y el de ponerse en manos de profesionales. No sirve de nada, por ejemplo, el salir un día a correr hasta la extenuación y no volver a hacer nada en un mes. Una idea pasa por consultar una web para hacer ejercicios y mantenerlos, al menos, durante dos o tres veces por semana.

En un primer momento, esta nueva actividad resultará algo pesada y este es el motivo por el que el ejercicio que se haga ha de ser progresivo. Por ejemplo, con la opción del gimnasio en casa con lo que se cuenta es con una serie de vídeos a seguir que están pensados para todos los públicos, con diferentes niveles de dificultad. Además, como todos ellos son diferentes y hay opciones de yoga, fitness, pilates, crossfit o aerobic, nunca se cae en la monotonía. Al final, en el momento en el que el deporte se haga con cierta frecuencia la persona en cuestión empezará a notar los resultados, se sentirá mejor por dentro y por fuera y resultará mucho menos pesado el ponerse a ello.

Beneficios de hacer deporte con regularidad

Pos si todo lo anterior no fuera suficiente, hay otros tantos beneficios a tener presentes cada vez que uno se plantea si hacer o no ejercicio con regularidad.

  1. Previene el deterioro cognitivo. Si el deporte se combina con una dieta sana el resultado es que el organismo generará una serie de químicos que ayudan al cerebro a prevenir una cierta degeneración en el hipocampo, lo que lleva asociado el retrasar el deterioro cognitivo.
  2. Ayuda a dormir. Para que las horas que uno está en la cama sean, de verdad, reparadoras nada mejor que el haber hecho deporte antes. Así, a la mañana siguiente se tendrá más energía que nunca.
  3. Aumenta la productividad. Diferentes estudios apuntan a que las personas que hacen deporte de forma asidua son capaces de rendir más en sus respectivos trabajos. Además de ser más enérgicos y eficientes. Por otro lado, puede ser una excelente manera de encontrar inspiración o solución a un problema cuando se requiere.
Share