Diez cosas que no sabías sobre la historia del tomate

actualidad adelgazar alimentacion bienestar Comida consejos lecturas salud Sin categoría Todos los posts vida sana

La historia más extraña y apasionante de todos los alimentos es la historia del Tomate. El que es, hoy en día, rey de los vegetales, las salsas e ingrediente fundamental en recetas tan cotidianas como la pizza, la pasta o el gazpacho, fue considerado no apto para uso alimentario durante siglos y atravesó multitud de vicisitudes, confusiones, errores, calumnias y crisis de identidad.

tomate 1Su origen continúa siendo un misterio y los historiadores siguen discutiendo si procede de los Andes o de México generando a veces verdaderas disputas diplomáticas.

Francesco’s, el restaurante que reivindica #lamejorpizzadelmundo, fiel a su amor por este fascinante producto, nos da todas las claves en diez puntos:

  1. La historia del tomate comenzó en tierras sudamericanas, allá, en la zona costera de Perú, aunque otros plantean que surgió en el sur de México, con los Aztecas alrededor del año 700 A.C.
  2. La palabra tomate, deriva de la palabra en nahuatl (lenguaje que hablaban los aztecas de América Central) tomatly apareció impresa por primera vez en 1595, por entonces considerado un fruto venenoso.
  3. Hernán Cortés encontró estos frutos creciendo en los jardines de Moctezuma. El conquistador llevó el tomate en su viaje de regreso al Viejo Continente. Una vez en Europa, la tomatera se cultivaba sólo por  su  hermosura  como  una  curiosa  planta  para  adornar  centros  o  jardines,  aunque  nadie  se atreviese a probar sus brillantes bayas.
  4. Los tomates se conocieron originalmente como «manzanas de amor», posiblemente basado en un inadecuada traducción del nombre italiano pomo d’oro («manzana dorada»), también se les atribuían propiedades mágicas y afrodisiacas.
  5. Por error, los  botánicos  europeos  lo  incluyeron  dentro  de  la  misma  familia  de  la  mandrágora.  ¡He  allí el error! Pues la mandrágora era bien conocida en aquella época como una planta tóxica. Y, por extensión, desde  principios  del  siglo  XVII  y  durante  dos  siglos  después,  se  creyó  que  el  tomate  era  también  un producto tóxico.
  6. Los españoles distribuyeron el tomate  a  lo  largo  de  sus  colonias  en  el Caribe después  de  la conquista de América. También lo llevaron a Filipinas y por allí entró al continente asiático.
  7. Aunque muchos lo  discutan,  es  una  fruta.  La  clasificación  del  tomate  como fruta  o  vegetal tuvo  a  lo largo  de  la  historia  algunas  divertidas  controversias.  Hacia  1893,  un  importador  de  los  Estados Unidos declaró el tomate como fruto, para evitar los impuestos que entonces tenían los vegetales. La  Suprema  Corte  del  país,  para  poder  cobrar  el  impuesto  sobre  el  tomate,  lo  declaró  vegetal, alegando que la población lo consumía como tal.
  8. El tomate no engorda en absoluto; de hecho, 100 gramos de tomate aportan solamente 18 kcal.
  9. El tomate es  una  fuente  importante  de  ciertos  minerales  (como  el potasio y  el magnesio).  De  su contenido en vitaminas destacan la B1, B2, B5 y la C. Durante los meses de verano, el tomate es una de las fuentes principales de vitamina C.
  10. En nuestra dieta obtenemos licopeno a partir  de alimentos muy  definidos,  fundamentalmente  a través del consumo de tomate y derivados (salsas, tomate frito, tomate triturado, kétchup,  pizzas, zumos). El licopeno posee propiedades antioxidantes, previene las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento. Además, actúa modulando las moléculas responsables de la regulación del ciclo celular y produciendo una regresión de ciertas lesiones cancerosas.

tomate 2O sea que sí al tomate fresco y sí a la pizza casera hecha con tomate fresco de proximidad, como la que hacen en la  nueva  pizzería  Francesco’s  de  Madrid  tras  el  éxito  arrollador  cosechado  por Francisco  Javier Rodríguez  Monío en  su  restaurante  italiano  Francesco’s  Pizza  de  Alcalá  de  Henares,  siendo  en  tiempo  record ensalzado por la crítica y el público, su principal valedor.

Su nueva apuesta se caracteriza por el tradicional horno de leña,  procesos  artesanales  de  cocción  y  fermentación,  materias  primas  de  primera  calidad,  ingredientes  actuales, una técnica y dedicación insuperables y un inconfundible estilo neoyorquino. Solo de pensarlo ya se me hace la boca agua. En mi próxima visita a Madrid, seguro que les doy un “bocado”.

Mientras, degustaremos las apetitosas propuestas que me ofrece Barcelona y las demás ciudades por las que estoy viajando.

¿Y vosotros?  ¿Conocíais algunas de las curiosidades de las que hemos citado sobre el tomate? ¿Soléis comer  tomate habitualmente? ¿Y pizza casera? ¿O la compráis lista para llevar? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

2 comentarios sobre «Diez cosas que no sabías sobre la historia del tomate»

  1. Querida colega,
    me ha encantado este post. ¡Menuda historia la del tomate!
    En el caso de los hombres -y en el mío en particular- el licopeno resulta muy beneficioso, pues ayuda frente a problemas prostáticos.
    ¡Viva el tomate! ¡Y viva tú1

  2. Querida colega,
    me ha encantado este post. ¡Menuda historia la del tomate!
    En el caso de los hombres -y en el mío en particular- el licopeno resulta muy beneficioso, pues ayuda frente a problemas prostáticos.
    ¡Viva el tomate! ¡Y viva tú!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.