El ácido alfa lipoico (AAL) es uno de los compuestos antioxidantes más potentes y versátiles de entre todos los conocidos.

Aunque inicialmente se creyó que era una vitamina del complejo B, esto se descartó porque el cuerpo puede producir suficiente ácido alfa lipoico como para impedir una patología reconocible por deficiencia.

  • El ácido alfa lipoico (AAL) puede ser producido por animales y humanos
  • Neutraliza los radicales libres tanto en áreas grasas como acuosas, a diferencia de la vitamina E (liposoluble) y vitamina C (hidrosoluble).
  • El AAL funciona como antioxidante tanto en su forma reducida como oxidada.

Principales funciones corporales

El ácido alfa lipoico (AAL) posee tres importantes funciones en nuestro organismo:

1) Cofactor enzimático

El AAL es un cofactor esencial que facilita la acción de varios complejos enzimáticos mitocondriales que catalizan reacciones críticas relacionadas con la producción de energía y el catabolismo de ácidos alfa-ceto y aminoácidos.

2) Acción antioxidante

Algunos expertos consideran al AAL el antioxidante ideal. Esto es así debido a que:

  • Puede neutralizar radicales libres de todo tipo, tanto en ambientes celulares lipo como hidrosolubles.
  • Se asimila y absorbe rápidamente dentro de las células.
  • Potencia la acción de otros compuestos protectores.
  • Quela iones metales libres.
  • Promueve la replicación celular normal.

Es un nutriente raro en el sentido de que es compatible con –y soluble en– componentes del cuerpo cuya base sea indistintamente agua o grasas. Su grado de hidrosolubilidad y liposolubilidad permite que el ácido lipoico penetre en todos los sistemas corporales.

La solubilidad dual del ácido lipoico es una de las principales razones por las que, en ocasiones, ha sido descrito en publicaciones científicas como el antioxidante “ideal”, “universal” “de amplio espectro” y “metabólico”.

3) Modula la transducción de la señal 

Apoya, por ejemplo, la sensibilidad a la insulina.

 

Valoración del estatus nutricional

La deficiencia de AAL no ha sido descrita, esto sugiere que los humanos somos capaces de sintetizar al menos la suficiente cantidad como para cubrir nuestras necesidades de AAL como cofactor enzimático.

Sin embargo, aunque nuestro cuerpo produce ácido lipoico, esta capacidad se reduce con los años y, bajo condiciones de estrés oxidativo, el ácido lipoico disponible puede no ser suficiente para aportar una protección óptima, por lo que dependemos de los alimentos para obtener las cantidades necesarias para una salud óptima, es por ello que se considera “condicionalmente esencial”.

Asimismo, los análisis han encontrado que enfermedades como la diabetes, la enfermedad cardiovascular y la enfermedad hepática pueden provocar una bajada en las concentraciones de AAL.

Fuentes alimentarias

Encontramos el AAL en los alimentos unido de manera natural a la lisina en las proteínas (lipoillisina). Aunque el AAL se encuentra en una amplia variedad de alimentos de fuentes vegetales y animales, la información cuantitativa sobre el contenido en AAL o lipoillisina de los alimentos es muy limitada.

Los tejidos animales que son ricos en lipoillisina (~1-3 μg/g peso seco) incluyen riñón, corazón e hígado, mientras que las plantas comestibles que son ricas en lipoillisina incluyen espinacas y brócoli. También se han detectado pequeñas cantidades de lipoillisina (~0,5 μg/g peso seco) en tomates, guisantes y coles de Bruselas.

De todas formas, no se espera que las fuentes dietéticas contribuyan de manera significativa a aumentar el ácido lipoico libre en la circulación, dadas las cantidades limitadas en la dieta y la ineficacia de las enzimas proteolíticas rompiendo la unión entre el ácido lipoico y la lisina.

Complementos alimenticios

A diferencia del AAL en los alimentos, en los suplementos está en forma libre, esto significa que no está unido a proteína.

Las dosis orales elevadas de AAL libre (50 mg o más) resultan en significativos pero transitorios aumentos en el AAL libre en plasma y células.

Los estudios farmacocinéticos en humanos han encontrado que aproximadamente el 20-38% de una dosis oral de AAL es absorbido.

 

Ingestas recomendadas

No se han establecido requerimientos como la CDR (Cantidad Diaria Recomendada) para el ácido alfa lipoico debido a que es producido por el propio organismo.

Por la misma razón no se considera dietéticamente esencial a pesar de ser metabólicamente esencial. Bajo condiciones de estrés oxidativo, la cantidad producida por el organismo puede no ser suficiente para prevenir el daño de los radicales libres en el organismo; la suplementación de ácido lipoico será sin duda beneficiosa. Es por ello que se puede considerar un nutriente “condicionalmente esencial”, al igual que la coenzima Q10 y la carnitina.

 

Rango de dosificación en complementación alimenticia

El rango de dosis más comúnmente empleado en suplementación oscila de 100 a 600 mg al día. Habitualmente se considera 40 a 60 mg de ALA una dosis adecuada como apoyo antioxidante general para mantenimiento de la salud, mientras que dosis entorno a 100 mg son empleadas en las enfermedades crónicas.

Se recomienda comenzar con dosis bajas (entre 100-200 mg/día). Posteriormente se pueden aumentar a 400-600 mg/día divididas en dosis de 200 mg en 3 tomas separadas a lo largo del día.

Debido a que tomar el AAL junto con una comida disminuye su biodisponibilidad, generalmente se recomienda que el AAL se ingiera con el estómago vacío (una hora antes o dos horas después de ingerir el alimento).

 

Aplicaciones potenciales como apoyo nutricional

  • Potente antioxidante
  • Diabetes y sus complicaciones
  • Neuropatía diabética
  • Neuropatía por fármacos antineoplásicos
  • Nefropatía diabética
  • Cataratas
  • Glaucoma
  • Enfermedad vascular
  • Daño por isquemia-reperfusión tras ataque al corazón o ictus
  • Función cognitiva (memoria)
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad hepática (especialmente en casos en los que esté involucrado estrés oxidativo)
  • Toxicidad por metales pesados
  • Envenenamiento por setas amanita
  • Envejecimiento
  • Exposición o enfermedad por radiación
  • Síndrome de boca ardiente

 

Precauciones / Contraindicaciones / Interacciones

 

Debido a que el ácido alfa lipoico está asociado con el control del azúcar sanguíneo, los diabéticos deben controlar sus niveles de sangre cuidadosamente cuando tomen ácido lipoico para evitar posibles hipoglucemias, ya que es posible que el médico deba ajustar las dosis de insulina y/o de los fármacos hipoglucemiantes.

A pesar de que no se ha informado de reacciones adversas de tipo tiroideo en humanos, se recomienda precaución si se sufre de enfermedad tiroidea.

No se ha establecido la seguridad de los suplementos de AAL en niños y mujeres embarazadas o lactando, por lo que los niños y las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben ingerir este suplemento.

 

Autor: Mikel García Iturrioz, Director Técnico del Herbolario Online Misohi Nutrición.  para Vivir bien es un placer

 

 

Share