Todavía muchas marcas relacionan los productos para pieles sensibles con cremas de textura más bien densa (y algo grasa) que benefician a las personas que tienen la piel seca y sensible, pero no funcionan con las que tenemos la piel sensible, reactiva y además grasa.


Es por ello que se debe ser muy cauteloso/a a la hora de elegir cualquier tratamiento, ya que además de sensible, si asfixiamos la piel con un tratamiento demasiado denso, quizá eliminaréis algunas rojeces en las mejillas, pero vuestra piel se podrá volver más bien grisácea, a menudo provocada por la mala circulación sanguínea. por no hablar del brillo grasiento difuso, debido a una exagerada actividad de las glándulas sebáceas, (además si la crema es muy densa) poros dilatados, puntos negros, furúnculos, granos y problemas (entre ellos el acné) debidos a una exagerada secreción sebácea. Y además sensibilidad o piel reactiva. Menudo cocktail…..
Pero, ¿Por qué la piel se vuelve grasa y sensible? Algunas de las causas o factores causantes de una piel grasienta (cuando ésta no es hereditaria)  son:
El uso de productos inadecuados: cremas o leches demasiado densas, untuosas o grasas.

Tónicos con alcohol (ya que éste tiene un efecto rebote: en apariencia elimina la capa grasa, pero después al excitar las glándulas sebáceas, aun vuelve el cutis más grasiento).

Dietas en la que hay un exceso de sustancias grasas, mantequillas, etc.

Una vida desordenada (cansancio, agotamiento, insomnio, etc.)

Algún tipo de desequilibrio sistema nervioso u hormonal.

Para mantener un cutis graso a raya o bajo control, es imprescindible mantener una muy buena limpieza, tonificación  y cuidado del mismo con productos adecuados para este tipo de piel:

Paso 1

Limpieza de cutis: Debe lavarse el rostro mañana y noche con un limpiador suave. Puede ser en leche, gel o agua. (Las aguas micelares son una de las opciones que nunca fallan). Por la noche y si nos hemos maquillado, antes de la limpieza de cutis, deberemos retirar el maquillaje con una leche desmaquilladora o bien con agua miscelar (¡es un todo terreno en el neceser de belleza!). En mi caso, además suelo utilizar el jabón de Reef Water tanto por la mañana como por la noche. Una pequeña cantidad es suficiente. Limpia, hidrata, calma, descongestiona y hasta ayuda a eliminar las manchas en la piel. Todo un must de belleza. 100% recomendable (además una pastilla de jabón puede durar más de medio año, o sea que la inversión en pequeña para los beneficios que aporta).

Paso 2

Tonificación: Este paso puede servir para acabar de limpiar en profundidad la piel y para prepararla para la hidratación. No es un paso imprescindible, pero sí es recomendable.

Paso 3

Hidratación/nutrición: Este tipo de pieles requieren fórmulas sin grasa, pudiendo omitir este paso (a no ser que sean pieles maduras). No quiero decir que no tengáis que usar algún producto de belleza, pero para las pieles grasas, el concepto de menos es más, es el que debe predominar en cuanto a los tratamientos.  Fluidos sin grasa, de textura gel o lociones  ligeras debe ser vuestros aliados de belleza,  ya que evitarán que los granitos y exceso de sebo aparezcan en el rostro.

!Qué os voy a contar yo!!!. Como “sufridora” de una piel sensible hipergrasa, debo ir con muchísimo cuidado a la hora de aplicarme una crema o tratamiento para pieles grasas, ya que algunas veces he tenido problemas de sensibilidad o reacción con algunos productos, (a pesar de ser marcas de alto prestigio), en otro post ya hablaré sobre ello…

Algunos cuidados complementarios  que no deben faltar en las rutinas de belleza de las pieles grasas son los siguientes:

Mascarillas  purificantes: Una vez a la semana la aplicación de una mascarilla de arcilla suele ir muy bien, ya que la arcilla absorbe el exceso de grasa e impurezas acumuladas en la piel.

Exfoliación: Para este paso, en mi caso, a diario realizo una micro exfoliación con el jabón de ReefWater (polvo de coral de arrecife 100% natural) para eliminar toxinas, impurezas y células muertas que se acumulan a diario en la piel. Una maravilla.
Por otra parte y para nutrir a la vez que limpiar a fondo, una vez a la semana, suelo masajear el cutis con unos copos de avena previamente remojados en agua y azúcar.  Lo retiro con agua templada y listo. Su efecto es maravilloso.
Por otra parte, es aconsejable llevar una vida ordenada, dormir suficientes horas, no fumar, hacer una vida al aire libre en lo posible, practicar ejercicios respiratorios y algo de meditación. (Sí, llevar un estilo de vida saludable es bueno para todo!!)

En cuanto a la dieta, deben abundar las verduras y frutas, legumbres y cereales integrales y lácteos desnatados. Por el contrario se deben evitar la carne ahumada, quesos fermentados,  mantequillas, sustancias picantes, carne y grasa de cerdo, dulces, azúcar, bollerías, chocolate y alcohol.

¿Y vosotros? ¿Tenéis la piel grasa y/o sensible? ¿Tenéis algún truco o tratamiento que queráis compartir conmigo? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share