Horchata de chufa: Oro para beber

adelgazar alimentacion bienestar Comida Deportes salud Todos los posts vida sana

Una de las bebidas estrella del verano, es la horchata.  Chufas, agua y poco más. Hay gente que le gusta con algo de canela, o bien con azúcar (es como suelen vendérnosla habitualmente) aunque si vais a horchaterías tradicionales, cada vez más encontraréis horchata ¡SIN AZÚCAR!  (Gracias por leer mis posts) cosa que hará que el contenido en calorías baje drásticamente, y a pesar de ello, si la horchata es de calidad, su sabor se ensalzará. Todo es cuestión de paladar.

La horchata es una bebida cuya esencia es la chufa, tubérculo típico de la huerta valenciana. Un producto refrescante e imprescindible en la dieta mediterránea por sus innumerables beneficios para la salud.

Cuenta una leyenda que una joven dio a probar una bebida blanca y dulce al Rey de Aragón Jaime I, quien muy complacido por su sabor, preguntó: ¿Qué es això? (¿Qué es esto?), y la joven respondió: Es leche de chufa, a lo que el rey le replicó diciendo, ¡Això no es llet, això es or xata! (¡esto no es leche, esto es oro, chata ¡), de donde algunos atribuyen el nombre a esta bebida.

No sólo Jaime I el Conquistador quedó fascinado con este pequeño alimento. De origen Sudanés, antiguas civilizaciones como los egipcios dejaron entre sus tumbas y sarcófagos muestras de la existencia de este saludable producto.

Asimismo, diversos autores persas y árabes mencionaban ya en sus escritos los beneficios digestivos y desinfectantes de la chufa. Pero, fue especialmente en el siglo VIII, cuando los árabes introducen su cultivo en la zona mediterránea; denominándola llet de xufa, antecedente directo de lo que más tarde pasó a llamarse horchata.

Si bien su presencia se extendió a todo el mundo, Valencia fue y sigue siendo hoy en día cuna de la producción de la chufa en Europa. En la actualidad se cultiva en  más de 16 localidades de la comarca valenciana de L’Horta Nord, pues sus tierras poseen las características y las condiciones climáticas idóneas para su cultivo. En esta comarca se producen actualmente unos 40-50 millones de litros de horchata de chufa, de los cuales un 80% están amparados por la Denominación de origen.

La horchata de chufa con azúcar contiene aproximadamente unas 100 calorías por cada 100 gramos, pero si la tomáis sin azúcar, las calorías bajan drásticamente a menos de menos de 40. (Sí, la diferencia es muy significativa para tener en cuenta).

A poder ser siempre que puedo, la prefiero “casera” o recién hecha y sin azúcar. Os aseguro que cuando le coges su especial sabor, es deliciosa.

Pero en cambio, las propiedades nutritivas de la horchata de chufa se mantienen, sea con azúcar o sin:

Es rica en vitaminas C y E (ambas antioxidantes), del grupo B, y minerales como el hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Aporta ácido oleico (Omega 9), por lo que ayuda a regular el nivel del colesterol bueno (HDL), y disminuir el colesterol malo (LDL).

Es una bebida muy digestiva, gracias a su contenido en enzimas digestivas como la amilasa y la lipasa. (Ideal para aquellos que sufren de digestiones pesadas o problemas estomacales e intestinales. ¡Os lo cuento por experiencia propia!).

No contiene gluten ni lactosa (0%) así que puede ser consumida por las personas intolerantes al gluten (celiacos) o a la lactosa (o leche).

¡En definitiva, la horchata de chufa es algo más que un refresco de verano, es una bebida súper nutritiva y saludable… por lo que es aconsejable para todos, con o sin azúcar! ¿A qué esperáis a tomaros un vasito?

¿Y vosotros? ¿Soléis tomar horchata en verano? ¿La compráis embotellada o en horchatería? ¿O la hacéis vosotros mismos en casa? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.