Cada vez hay más personas conscientes de que, efectivamente, sí que hay diferencias entre cosméticas y que cuando se va a comprar hay que tomarse un tiempo antes para saber qué empresa está detrás, cuáles suelen ser sus prácticas habituales, con qué empleados trabajan y, por supuesto, qué ingredientes emplean. Esto, en realidad, se puede aplicar a otras tantas industrias y son los mismos consumidores los que han hecho que el listón esté cada vez más alto porque son más exigentes y están mucho más informados. Pero, ¿por qué elegir productos de cosmética natural?

Quizás resulte más sencillo empezar justo por el lado opuesto y hablar de la denominada cosmética tradicional. Su ventaja, por remarcar alguna, puede encontrarse en que son productos que, en ocasiones, pueden llegar a durar más porque tienen sustancias químicas que hacen que esto pase. Esto, por contra, revierte en que el organismo en el que se aplica también absorbe estos químicos y son, de hecho, muchas veces los causantes de algunas alergias por lo que es una ventaja a medias. De hecho muchos ingredientes naturales (como podría ser el caso de la miel) son conservantes naturales y no tienen ningún tipo de contraindicación.

Ahora sí, ¿qué se entiende por cosmética natural?

  • Ingredientes. Como su mismo nombre indica todos los ingredientes que en ella se emplean son de origen natural y no hay químicos que puedan dañar de manera alguna, así que siempre son mucho más respetuosos con las personas que los consumen y, por supuesto, con el medio ambiente. Aunque siempre habrá que mirar el envase, al menos el 95% de los ingredientes de estos productos será natural y el 5% restante (de haberlo) es de ingredientes de síntesis que no suponen riesgo alguno para la salud. En el caso de la cosmética vegana, además, se garantiza que no se usa ningún ingrediente de procedencia animal como puede ser la miel.
  • No testado en animales. En realidad, en la cosmética tradicional también se habla de eliminar esta práctica pero no todas las empresas cumplen con esa norma. Por contra, quienes cuentan con marcas de cosmética natural sí que lo aplican siempre, como muestra de su respeto hacia todos los seres vivos.
  • Certificación. Como algunas de las marcas que ya estaban asentadas en el mercado desde hace tiempo han visto que sus ventas bajaban con la conciencia de su público muchas han decidido tratar de hacer un lavado de imagen y hablar de ingredientes naturales en sus productos cuando muchas veces no lo son o sólo lo son en una pequeña parte. Las empresas que de verdad están comprometidas con ofrecer productos de la más alta calidad y naturales pasan por contar con unos requisitos muy exigentes que les lleva a que les otorguen el certificado correspondiente de que sus productos son, de verdad, naturales. Algunos de ellos son Ecocert, Icea o USDA. Por ejemplo, se les puede pedir que no se hayan testado en animales o lo ya mencionado de que un porcentaje mínimo de sus ingredientes sea natural.

Aunque pueda parecer lo contrario lo cierto es que a día de hoy hay unas cuantas marcas de cosmética natural y cosmética vegana al alcance de cualquiera. Por ejemplo en la tienda online de Bilop se pueden encontrar multitud de estos productos de marcas como Benecos, Eco Tools o PuroBio.

Share