Si nos mantenemos erguidos y con los hombros, cabeza y espalda en una posición correcta,  evitaremos problemas musculares y de columna, obtendremos una buena oxigenación y conseguiremos una apariencia atractiva y esbelta, a la vez que ganaremos seguridad interior y confianza en nosotros mismos.

Mantener una postura corporal correcta nos beneficia tanto desde el punto de vista de la salud como de la estética.

Una postura correcta se define como la alineación simétrica y proporcional de los segmentos corporales alrededor del eje de la gravedad. La postura ideal de una

persona es la que no se exagera o aumenta la curva lumbar, dorsal o cervical; es decir, cuando se mantienen las curvas fisiológicas de la columna vertebral.

La postura correcta se logra manteniendo la cabeza erguida en posición de equilibrio, sin torcer el tronco, la pelvis en posición neutral y las extremidades inferiores alineadas de forma que el peso del cuerpo se reparta adecuadamente

¿Cómo saber si nuestra postura es correcta?

Debemos aprender a conocer y observar nuestro cuerpo, sentir nuestros los músculos y sus movimientos en diferentes posturas. Os propongo dos  ejercicios, para que los hagáis  frente a un espejo.

EJERCICIO 1. Os situáis frente a un espejo. Poned dos o tres libros en vuestra cabeza e intentad andar sin que estos se caigan. (Este ejercicio es un clásico). Debéis  mantener la espalda recta, los hombros relajados conectado los omoplatos hacia atrás y la cabeza  debe estar erguida como si estuviese colgada por un hilo desde el cielo, (si no mantenéis esta buena postura, los libros se caerán de vuestra cabeza).  Otro punto a añadir en esta posición, es la necesidad de que vuestro  abdomen esté fuerte y un poco contraído, ya que éste os ayudará a mantener el equilibrio corporal. Esta postura es la correcta.

Es una postura de seguridad y orgullo (como diríamos algunos yoghis, es la postura del brillante, ya que mostramos nuestro brillante interior o sea, abrimos el chacra de nuestro corazón).

EJERCICIO 2. Ahora debéis miraros en el espejo mientras relajáis los hombros y la espalda, encogiéndolos hacia delante (postura incorrecta).

Observareis como parecéis más bajitos y con barriguita a la vez que quizá os saldrá papada en el cuello. En esta posición,  intentad poner los libros sobre vuestra cabeza, veréis que  seréis incapaces de andar con ellos arriba, ya que los libros se  caerán por la falta de equilibrio en nuestro cuerpo. Este es un ejemplo y causa de una postura incorrecta. Una postura incorrecta puede reflejar en nosotros inseguridad, cansancio, timidez, etc…

¿Creéis que vuestra postura es la correcta? ¿Os gustaría andar más erguidos? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog o en el Foro de Hola.com

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share