La iridotomía láser y su importancia en los casos de glaucomas agudos

actualidad belleza salud Todos los posts vida sana

La iridotomía es un procedimiento que se lleva a cabo con láser para facilitar el drenaje del humor acuoso en el ojo. El objetivo de este tratamiento profiláctico es evitar los episodios de glaucomas agudos, o lo que es lo mismo, una subida brusca de presión intraocular por bloqueo pupilar.

Con la iridotomia se abre un conducto en el iris con el que se equilibran las presiones de la cámara anterior y posterior. De esta manera, se evita que se produzca un aumento en la tensión intraocular del ojo. Un incremento brusco que puede desembocar en daños importantes en el nervio óptico y, a la postre, en la pérdida de visión por glaucoma.

Cómo se hace una iridotomía láser

El procedimiento de la iridotomía láser en las Clínicas oftalmológicas Novovisión es muy sencillo y rápido. El paciente no siente ningún tipo de molestia durante el mismo, a excepción de alguna leve sensación de pinchazos y ver flashes de luz.

No obstante, y antes de aplicar el láser, el paciente recibe unas gotas de anestesia tópica para que no sienta ninguna molestia general. Además, se le suministran otras gotas para que pueda cerrar la pupila. Es tras disminuir esta cuando se aplica el láser sobre el iris con la ayuda de una lente especial que protegerá la córnea y enfocará la zona del iris a tratar.

La recuperación del paciente tras una iridotomía láser es inmediata, aunque los especialistas recomendarán que no se conduzca durante las primeras 24 horas tras el proceso.

El glaucoma agudo

La iridotomía láser es una prueba que trata de prevenir la aparición de glaucomas agudos. No en vano, el glaucoma es la segunda causa más común de ceguera en el mundo. Una enfermedad que consiste en el incremento de la presión intraocular con pérdida progresiva del campo visual y con importantes daños en el nervio óptico.

El glaucoma agudo o de ángulo cerrado es aquel que se produce por la elevación de la presión intraocular. Realmente, es un tipo de glaucoma poco frecuente, que se da con mayor frecuencia a partir de los 50 años y especialmente en mujeres, pero que su cuadro clínico debe tratarse de forma inmediata.
Es por eso que en las Clínicas oftalmológicas Novovisión cuentan con el equipo más avanzado para realizar pruebas como la iridotomía láser. Una prueba cuya intención es la de crear una nueva vía de comunicación entre las cámaras anterior y posterior del ojo para que el humor acuoso pueda drenarse

Share