Colágeno Tipos 1, 2 y 3 – Es importante conocer las diferencias, y de ello hablaremos con detalle en este artículo:

El colágeno es sin duda uno de los ingredientes más activos en el mundo del bienestar en este momento. Es uno de los principales elementos que proporcionan fortaleza y flexibilidad a las distintas estructuras de nuestro organismo.

Tal vez hayas usado suplementos de colágeno para contribuir a la salud articular o apoyar la belleza de tu pelo, piel o uñas. ¿Pero sabes que hay diferentes tipos de colágeno? ¿Sabía que, aparte del agua, el colágeno es la sustancia más abundante en nuestro cuerpo y es un bloque de construcción para la piel, los tendones y los huesos?

El colágeno es una proteína

La palabra colágeno viene del griego κόλλα , que literalmente significa ‘cola’. Este origen describe sin duda la principal característica del colágeno, hacer de “pegamento” en nuestro cuerpo, principalmente del tejido conjuntivo, cartílagos y huesos.

Químicamente, el colágeno es una proteína que es producida por nuestro organismo. Se trata de una triple cadena de aminoácidos enrollada en forma de hélice de forma muy compacta, conteniendo grandes cantidades del aminoácido glicina.

Diferentes tipo de colágeno

En realidad, existen más de 20 tipos de colágeno, siendo los principales los siguientes:

  • Colágeno Tipo I: Su principal función es dotar al organismo de resistencia y flexibilidad (resistencia al estiramiento). Su presencia es más importante en dermis, los huesos, tendones dentina y cornea. Es el colágeno predominante en el cuerpo humano, ya que más del 90% del colágeno presente en nuestro organismo es tipo 1.
  • Colágeno Tipo II: Se encuentra presente principalmente en el tejido del cartílago articular, formando fibrillas finas. Su principal función es la resistencia a la presión intermitente, siendo un elemento importante para prevenir y tratar enfermedades como la artrosis.
  • Colágeno Tipo III: Presente en el tejido conjuntivo laxo, músculos estriados, vasos sanguíneos y piel, es muy similar al tipo 1, proporcionando resistencia a tejidos que sufren movimientos periódicos de tipo acordeón.

¿Por qué complementar con colágeno si ya se produce naturalmente en el cuerpo?

La mayoría de las moléculas de colágeno son sintetizadas por las células del tejidos conectivo, como los fibroblastos (células en tejidos conectivos), los condrocitos en el cartílago y los osteblastos en el hueso.

Sin embargo, con la edad, la capacidad del cuerpo humano de sintetizar colágeno va disminuyendo.

Las fibras de colágeno se rompen o ya no se regeneran, y conducen a un efecto de “deflación” en la superficie de la piel, apareciendo las arrugas. Por otra parte, los efectos en la reducción del colágeno tipo 2 son menos obvios al principio y, a menudo, pasan desapercibidos o se consideran “normales” para el proceso de envejecimiento.

Se estima que cada año se pierde un 1,5% de capacidad de generar colágeno. La investigación indica que a la edad de 40 años, la capacidad del cuerpo para producir colágeno disminuye en un 25%. A los 60 años, ha disminuido en más del 50%.

Asimismo, dietas pobres en vitamina C pueden provocar deficiencias en la formación de un colágeno de calidad. El ejercicio extenuante puede también ser una causa importante en el deterioro en las fibras de colágeno y, consecuentemente, en el bienestar articular.

Por todo ello, es conveniente proporcionar al organismo cantidades adicionales de esta importante proteína.

¿Qué necesitas?

Los distintos tipos de colágeno contienen diferentes proteínas (en realidad, diferentes combinaciones de aminoácidos) que sirven para propósitos variados dentro del cuerpo. Los tipos 1 y 3 apoyan nutricionalmente la piel, los músculos, la salud ósea y el crecimiento y mantenimiento del cabello y las uñas.

Por otra parte, la proteína de colágeno tipo 2 es determinante para los fluidos y la función en el cartílago y las articulaciones.

Para qué sirve su suplementación

Los colágenos de tipo 1 y 3 (normalmente obtenidos a partir de piel de pescado) pueden:

  • Reducir líneas finas y arrugas en la piel.
  • Mejorar la elasticidad de la piel.
  • Apoyar la salud de las uñas débiles o dañadas.
  • Ayudar a nutrir el cabello.

Colágeno tipo 2 (obtenido de esternón de pollo o cartílagos de pescado):

  • Para apoyo de articulaciones y el cartílago articular.

Para quién pueden estar indicados

  • Personas que padecen artrosis y requieren prevenir su avance, así como disminuir la inflamación y/o dolor que padecen.
  • Deportistas que tienen especial desgaste articular, como en los deportes de alto impacto (balonmano, rugby, combate, etc) y aquellos de larga duración (running, trekking, montañismo, etc).
  • El adulto mayor que presenta una mayor fragilidad en huesos, articulaciones y piel.
  • Personas con especial interés en prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, ayudando a evitar la degradación anticipada del colágeno y la posterior aparición temprana de arrugas (a partir de los 40 años).
  • En todos los trastornos de salud donde la calidad del tejido conectivo sea un factor fundamental (osteopenia, osteoporosis, problemas cardiovasculares, etc.) y en aquellas situaciones que requieran una aceleración y optimización en la cicatrización (medicina estética y reparadora).

Cómo tomar los suplementos de colágeno

Escoge suplementos de colágeno “hidrolizado”, estos han sido sometidos a una desglose de la proteína, haciendo que sus componentes (péptidos y aminoácidos) sean más fáciles de digerir y absorberse.

Podemos encontrar suplementos de colágeno de calidad en forma de comprimidos, cápsulas y polvo.

Lo ideal es tomarlos fuera de las comidas. En realidad se debería especificar: “fuera de las comidas proteicas”.

En el caso de tomar colágeno de tipo 1 y 3 para apoyar la salud y belleza de piel, pelo y uñas, lo ideal es acompañarlo de otros suplementos sinérgicos como ácidos grasos omega-7, zinc y vitamina C.

Si lo que quieres es apoyar la salud articular, combina el colágeno tipo 2 con glucosamina, condroitina y ácido hialurónico. ¡Notarás sus beneficios!

Los expertos recomiendan consumir un mínimo de 5 gramos de colágeno hidrolizado por día. Sin embargo, dependiendo de las necesidades individuales, pueden ser necesarias dosis mayores: de 10-15 gramos al día, y hasta 30 gramos diarios si fuera necesario.

Espero que esta información te sea de utilidad y estaremos encantados de responder a tus preguntas.

Autor: Mikel García Iturrioz, Director Técnico del Herbolario Online Misohi Nutrición. para Vivir bien es un placer

Share