Alimentarse no es lo mismo que nutrirse

actualidad adelgazar alimentacion Comida lecturas salud Todos los posts vida sana

Adelgaza para siempre

Alimentarse no es lo mismo que nutrirse. ¿Sabríais decirme por qué? No todo el mundo entiende la diferencia entre alimentación y nutrición. Pueden parecer sinónimos, pero no, no los son. Sus matices e importancia para la salud hacen de ambos conceptos dos mundos diferentes. (Recuerdo que eso fue una de las primeras cosas que aprendí en mi doctorado en nutrición).

Tomando como base este concepto, y Ángela Quintas, Licenciada en Ciencias Químicas, especializada en Química Orgánica y Clínica, ha escrito: “Adelgaza para siempre” (Editorial Planeta), un libro escrito  con un gran sentido práctico y divulgativo sobre cómo aprender a alimentarnos para perder peso, mantenernos y llevar una vida saludable y nutrirnos sin que sea excesivamente difícil, costoso ni frustrante.

Según Quintas: “Un cambio de alimentación no sirve para nada si no incorporamos unos hábitos alimenticios que nos ayuden a mantener nuestro objetivo”.

Angela Quintas, Licenciada en Ciencias Químicas, especializada en Química Orgánica y Clínica autora del libro Adelgaza para Siempre

En este libro se hablar de la utopía de los alimentos light, el efecto rebote de las dietas mal programadas, la inexistencia de las dietas milagro, así como de la importancia de saber elegir los alimentos, su procedencia, combinarlos adecuadamente y el efecto y sus consecuencias que estos producen en nuestro organismo.

Resumiendo, las cinco reglas de “Adelgaza para siempre” son las siguientes:

REGLA 1. Cuidado con tomar nada que nace de la tierra solo, es decir hidratos de carbono solos, y menos si tienen una carga glucémica elevada.

Hay estudios que demuestran que, si en nuestra ingesta introducimos hidratos de carbono y proteínas en las proporciones adecuadas, nuestro cuerpo no secretará una gran cantidad de insulina, de tal manera que la lipogénesis. (La autora desmitifica aquello de las dietas disociadas en las que no se podían mezclar hidratos con proteínas) Si nos fijamos en la dieta japonesa tan de moda, combinan muy bien el hidrato de carbono (arroz o pasta) siempre con proteína (pollo, ternera, pescado o legumbre).

REGLA 2. Cuidado con los hidratos de carbono líquidos. Si nos tomamos un zumo de frutas o verduras, hidrato de carbono líquido, o un gazpacho, el vaciado gástrico es muy rápido y ese hidrato de carbono pasa enseguida al torrente sanguíneo, siendo filtrado a través del intestino.

Con este punto la autora analiza el efecto de los zumos détox tan de moda actualmente. Incluso son utilizados como sustitutivo de comidas. Si los analizamos desde el punto de vista nutricional, son fantásticos.

Casi todos están formados por una gran variedad de frutas y verduras crudas licuadas que le aportarán al organismo gran cantidad de vitaminas y minerales sin contener muchas calorías.

Pero, lo que mucha gente no sabe es que estos zumos producirán una elevación de la glucosa en sangre muy rápida con el correspondiente riesgo de activar la lipogénesis y convertir el hidrato de carbono en grasa que se almacenará en mis adipocitos.

REGLA 3. Consumir alimentos cada 3-4 horas sin dejar pasar grandes periodos de ayuno.  (Precisamente ayer en una reunión de trabajo hablamos sobre este tema).

Si desayunamos aproximadamente a las 8 de la mañana y llenamos nuestras reservas de glucógeno en hígado y músculo, nos aseguramos energía para nuestros órganos importantes durante 3 o 4 horas. Pero si no volvemos a tomar ningún alimento hasta transcurridas muchas horas, por ejemplo las 15 horas, nuestro cuerpo empezará con toda probabilidad a utilizar la masa muscular como combustible.

Sin embargo, si ingerimos a media mañana una pequeña porción de alimento compuesta por hidratos de carbono y proteínas, tendremos asegurada la energía para nuestros órganos vitales y nuestro organismo podrá permitirse el “lujo” de utilizar la grasa como combustible.

REGLA 4. No dejar pasar más de 1 hora desde que nos levantamos hasta que ingerimos algún alimento. En la regla anterior se nos explica que es necesario que la reserva de glucógeno sea cada 3 o 4 horas para perder grasa y mantener la masa muscular.

Si entendemos esa idea, es fácil de comprender que tras más de seis horas de ayuno nuestros órganos apenas tienen combustible para funcionar, y lo que harán al empezar a funcionar con su actividad normal será usar de combustible la masa muscular.

En el libro la autora nos enseña cómo hacer para que nuestro cuerpo no desgaste nuestra masa muscular desde primera hora de la mañana tanto si nos levantamos con hambre como si no.  (Os aconsejo leer los capítulos en los que habla sobre este tema)

REGLA 5. No hacer nunca deporte con el estómago vacío.  (Este es un tema que me preguntan muy a menudo en mis consultas como coach nutricional).

Conforme a las reglas 3 y 4, ya sabemos qué pasa cuando no hay glucógeno en la medida que el cuerpo lo necesita… Si además vamos a hacer trabajar el músculo, nos encontraremos con un problema doble: nuestro organismo coge su energía de la masa muscular mientras estamos forzando el músculo. Esto hace que baje nuestro metabolismo basal al mismo tiempo que nos volvemos vulnerables ante posibles lesiones.

O sea que es mejor tomar un snack antes de hacer deporte. Pero bajo en azúcares simples (bajo aporte glucémico) Sin pasarse.

¿Y vosotros? ¿Qué os ha parecido el planteamiento de Angela Quintas para adelgazar y mantener el peso para siempre? ¿Qué le preguntarías a la autora? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.