¿Preocupadas por la piel de naranja? La celulitis “afea” vuestras caderas, muslos y/o cartucheras….???La celulitis afecta a casi un 80% de las mujeres. Jóvenes y/o delgadas, ninguna se salva de esta acumulación de líquidos y grasas en determinadas zonas del cuerpo: muslos, caderas, nalgas, e incluso la cara interna de las rodillas.

La celulitis puede estar originada por problemas hormonales, herencia genética, mala circulación sanguínea, sedentarismo, estilo de vida poco saludable, etc…

Los factores que contribuyen a la aparición de la celulitis, entre otros son:

La falta de ejercicio o sedentarismo.

El estreñimiento.

El uso de ropa muy ajustada (cinturones, pantalones demasiado estrechos, etc..).

Tabaco, alcohol y café.

Una dieta rica en grasas saturadas y azúcares simples y deficiente en agua.

El sobrepeso y la obesidad.

Las varices, ya que éstas dificultan el retorno venoso y contribuyen a la retención de líquidos en el organismo.

Los anticonceptivos orales.

La celulitis es un problema o disfunción que se caracteriza por cuatro fases que se suceden consecutivamente:

 En la primera fase la circulación se vuelve más lenta, y se asocia con las piernas cansadas y la retención de líquidos. Lo que favorece la permeabilidad de los vasos y la consecuente fuga de líquidos y toxinas hacia el tejido. En este estadio las cremas de uso localizado pueden mejorar la situación, pero es muy importante la constancia en su uso, ya que los resultados pueden empezar a notarse a partir de varias semanas de tratamiento.

Los masajes locales con un guante de crin o similar también pueden ser beneficiosos. Por su efecto exfoliante y de estimulación de la microcirculación local, los masajes diarios con un guante de crin pueden ayudar a “descongestionar” y preparar la zona a tratar, para que absorba mejor la crema anti celulítica que hayamos elegido. Algunas de mis favoritas son de mayor a menor precio: PhytoSveltte Global de Sisley, Dior Svelte Body Desire, Iodase Actisom y la más económica Body Reducer de Comodynes. (Ya os hablaré de ellas en otros posts)

En la segunda fase se produce un aumento de tamaño de las células adiposas (del tejido graso) que a su vez comprimen los vasos sanguíneos más pequeños y esto retarda aún más la circulación. Se empiezan  a formar los primeros nódulos y la piel pierde su aspecto compacto. En esta fase se puede actuar con tratamientos que movilicen las formaciones de grasa localizada, favoreciendo su división y eliminación. Terapias más contundentes, tratamientos drenantes y cremas de uso local pueden mejorar la situación. (Una ayudita en esta fase puede ser el short reductor de Body Garnier con cafeína y el micromasaje de su tejido especial activo mediante el contacto con la piel).

En la tercera fase ya aparecen nódulos duros al tacto, la piel aparece irregular y con pequeños bultos o nódulos duros al tacto. Es la denominada y temida “piel de naranja”. En este estadio los tratamientos deben ser más rotundos y categóricos: cavitación, ultrasonidos, mesoterapia, vacuumterapia, etc..

En la cuarta y última fase, los nódulos son todavía más grandes, formando acumulaciones duras y dolorosas bajo presión. En este estadio (el más complicado de todos), la celulitis puede mejorar con tratamientos más específicos, aunque difícilmente desaparecerá por completo.

Para evitar la celulitis desde su primera fase, es importante hacer frente a la dieta, intentando que ésta sea lo más sana y equilibrada posible. Los alimentos recomendados para prevenir su aparición y mejorar todos los estadios o fases de esta disfunción, son:

Frutas, verduras y legumbres

Cereales y pasta integrales

Carnes blancas y pescados

Cocciones al vapor, plancha o grill

Leche desnatada y yogures

Beber dos litros de agua

Por otra parte, los alimentos a evitar son:

Las grasas saturadas (embutidos, charcutería, etc.)

La repostería y bollería

Café y alcohol

Los fritos y  salsas

Las bebidas gaseosas y azucaradas

Reducir el consumo de sal

Es necesario hacer ejercicio (como mínimo media hora diaria) para tonificar la zona y quemar la grasa localizada. Todo vale. Subir escaleras, correr, nadar, andar, bailar, etc… como siempre digo: la cuestión es “moverse”. Si te mueves, tu cuerpo elimina toxinas, y mejora la microcirculación de tus piernas y con ello mueve la piel de naranja!!

Controlar el estrés: Se ha demostrado que las mujeres que sufren ansiedad, estrés o angustia son más propensas a la celulitis, pues el estrés aceleras la producción de toxinas y la oxidación celular. Por lo que busca un momento al día para relajarte, y meditar o regalarte un automasaje, empezando por los tobillos y acabando por los muslos. Duchas de agua fría y calientes en combinación y después, una crema para piernas cansadas en los tobillos y una crema anticelulítica en los muslos, glúteos y caderas. Qué se convierta en tu “ritual de belleza para piernas nocturno”. ¿Te parece?

 Una buena alimentación, ejercicio regular, relajación diaria y algunos cuidados específicos: Recordad que la Operación Bañador Bikini 2012 está a la vuelta de la esquina!!!

¿Es la celulitis una pesadilla para vosotras? ¿Habéis probado alguno de los nuevos tratamientos o protocolos pensados para acabar con ella? ¿Os ha funcionado? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!!

Besos desde mi blog!!

También podéis seguirme a través de facebook

FacebookTwitterGoogle+Compartir