En el momento en el que un bebé llega a la familia todo es alegría y felicidad, pero para la madre la tarea puede volverse un tanto más complicada en tareas que, aparentemente, parecen de lo más sencillas, como puede ser el dar el pecho. Esto mismo, se sabe, establece una conexión muy positiva entre la madre y el recién nacido y, de hecho, es recomendado por la mayoría de los pediatras para que el bebé se desarrolle como debe. Lo que ocurre es que la lactancia materna puede suponer muchos quebraderos de cabeza. Algunos son sencillos de remediar y tratan sobre esos niños a los que les cuesta un poco más el asumir dónde está su nueva fuente de alimentación. Otras, que tienen que ver con el dolor al dar el pecho, se pueden convertir en un verdadero suplicio. Es aquí donde entra Nursicare.

Para quienes no conozcan Nursicare decir que se trata de unos apósitos, hechos con productos naturales, lo que asegura que van bien con todo tipo de pieles, que están diseñados para curar grietas en el pecho cuando se está amamantando, dando por supuesto que se soluciona la causa que ha generado la grieta en primer lugar.  Esta problemática, que es más común de lo que se puede llegar a imaginar, puede convertirse en un verdadero problema de no ponerle remedio y en todo un suplicio cada vez que hay que alimentar al más pequeño de la casa.

Los apósitos de Nursicare, que se encuentran fácilmente en tienda online, cuentan con una mezcla de glicerina, un agente limpiador y una membrana semipermeable que consigue que las heridas cicatricen en el menor tiempo posible. Al tiempo, como se mantiene esa zona limpia, se evitan posibles infecciones. Hasta el momento, las mujeres que han probado estos apósitos sólo han aportado experiencias positivas, consiguiendo solucionar el problema y que, al tiempo, las grietas y las heridas no volvieran a aparecer. Así, la madre que quiera seguir dando el pecho lo puede hacer con su salud intacta lo que, sin duda, beneficia de manera directa e indirecta al bebé que podría ver sino cómo acaban sustituyendo la leche materna por una artificial.

Por qué se tienen grietas o heridas en los pezones

Aunque no todas las mujeres, por suerte, padecen esta problemática cuando son madres y tienen que dar el pecho sí que muchas ven comprometidas su salud por esta causa. Desde aquí vamos a tratar 4 ejemplos reales.

  1. Mal agarre. No es tan extraño y les sucede más a las madres primerizas. A veces, la impotencia de ver que no se puede alimentar bien al hijo lleva a que se empleen sacaleches que, en pezones ya agrietados, también resulta de lo más doloroso.
  2. Congestión mamaria. Cuando los bebés no terminan de amamantar bien, la leche se acumula, las grietas aparecen y se tiene dolor.
  3. Bebé con frenillo. Cuando el frenillo del pequeño es muy corto puede acarrear el que éste se intente alimentar pero no lo consiga, llevando a la madre a una congestión y, además, a grietas muy dolorosas.
  4. Reducción de mamas. Pese a que se crea que no es posible dar el pecho tras haber tenido una operación de este tipo, sí que es posible, aunque puede costar más. Las grietas y las heridas suelen ser frecuentes.
Share