¿Por qué aparecen estas anti estéticas bolsas en los ojos? ¿Cuántos de vosotros las sufre?Seamos realistas, las bolsas aportan a la mirada una apariencia triste y envejecida.

Suelen caracterizarse por una hinchazón en el párpado inferior y son muchos los factores que pueden alterar esta zona tan delicada del rostro:

la falta de sueño, (dormir bien es un aliado de la belleza)

el exceso de tabaco y alcohol, (fumar nunca es bueno para la salud. Y el alcohol en exceso tampoco)

el uso de cremas no adecuadas, (para algo hay cremas específicas para esta delicada zona)

estar muchas horas trabajando frente un ordenador, (descansos cada cierto tiempo no estaría mal)

problemas de retención de líquidos, problemas hormonales, alergias, etc. (ahí es un médico el que debería asesoraros).

Hay dos tipos básicos de bolsas: las más comunes (y que sufren indiferentemente mujeres y hombres de cualquier edad) son las producidas por la retención de líquidos. Son de origen acuoso y los factores desencadenantes son normalmente los indicados en el párrafo anterior.

Otro tipo de bolsas son las producidas por un exceso de acumulación de tejido adiposo (grasa) bajo los ojos y pueden deberse a multitud de causas. Pueden estar provocadas por el cúmulo de líquidos, por una presencia de grasa localizada o por diversos factores genéticos.

En este post intentaremos aclarar como debe procederse al cuidado del contorno de los ojos. Para ello, intentaremos aportar algunas opciones caseras y dos de los tratamientos estrella en estética como las soluciones más eficaces. Veamos:

Se dice que… aplicar rodajas de pepino sobre los ojos ayuda a deshinchar y descongestionar las bolsas. ¿Pero, funciona? Aunque produce una leve contracción de la bolsa, y puede disimularla, luego vuelve a aparecer rápidamente. (O sea que puede ser una solución pasajera pero no funcional).

El Dr. José González Vidal, oftalmólogo y cirujano ocular aconseja:

Dormir con la cabeza más alta que el cuerpo, es decir, con una almohada o dos, ya que provoca que el líquido se acumule menos en la zona facial, en concreto en las bolsas oculares. De esta manera, nos levantaremos con mejor aspecto y con los ojos menos hinchados.

Una cena ligera a base de verdura y con poca sal también ayuda a una menor retención de líquido y, por tanto, a tener un mejor aspecto por la mañana.

Lavar la cara con agua muy fría por la mañana ayuda a bajar las bolsas.

Además con el ejercicio físico a primera hora, aunque sea simplemente andar, (en mi caso el running por la mañana me va de maravilla) se acelera la eliminación de líquidos en la zona facial y, por lo tanto, mejoran antes el aspecto de las bolsas.

Si los tratamientos convencionales no dan resultado, la solución definitiva para las bolsas puede ser la  la Blefaroplastia química, una sencilla técnica que se realiza en consulta y que no requiere anestesia. El Dr. José González Vidal, Director de Miestetic, previa limpieza de la piel del párpado, aplica una fórmula especial de “peeling medio” localizado y lo deja actuar unos segundos.

Este peeling medio provoca una descamación de la capa superficial de la piel (la epidermis dañada) de forma controlada que puede ser de TCA (ácido tricloroacético) o de Fenol, según el tipo de piel.

A continuación, se  aplican unos polvos cicatrizantes que aceleran la curación de la herida durante los primeros días, con lo que la piel dañada se descama antes y se sustituye por piel regenerada sin arrugas ni manchas.

El tratamiento dura menos de 10 minutos y  los resultados son muy duraderos, ya que lo que se consigue con este procedimiento es una epidermis nueva y regenerada, sin arrugas ni flacidez.

Otra opción más novedosa y más profunda (ya estamos hablamos de una micro cirugía) puede ser el BLEFAROLASER de IML, (Instituto Médico Laser) en el que aplican un conjunto de afinados gestos quirúrgicos que rejuvenecen el contorno ocular en su totalidad o en sus partes, con recuperación mínima y sin hematomas.

Los elementos diferenciales de Blefaroláser son dos:

1º. El uso del láser como herramienta de corte, coagulación y contracción.

2º. El músculo no se corta, sino que se contrae con láser.

El Blefaroláser ofrece numerosas ventajas frente a la blefaroplastia convencional:

Menos agresiva, ya que no toca estructuras profundas como los músculos o los septos.

Menos sangrado y menos hematomas, ya que no toca la estructura muscular y el láser coagula los vasos según va cortando la piel que sobra.

Mayor naturalidad: en el párpado superior, al no haber cortado el músculo, se pliega de forma totalmente natural. En el párpado inferior, las cicatrices son invisibles.

Recuperación mucho más rápida: de 5 a 8 días en el párpado superior y de 4 ó 5 días en el inferior.

Menos riesgos: como no se corta el músculo, no hay riesgo de corrección excesiva que impida cerrar el párpado.

El unico inconveniente puede ser su elevado precio: PVP Bléfaroláser inferior 2790€//PVP Bléfaro láser superior 2980€//PVP Completa 4050€ aproximadamente.

¿Y vosotros? ¿Sufrís de bolsas en los ojos? ¿Os gustaría eliminarlas? ¿Qué edad tenéis? ¿Consideráis que son un factor genético o bien son debidas a un estilo de vida no saludable? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog.

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share