Con la llegada del buen tiempo, la exposición solar excesiva, o inadecuada, el sol y su irradiación es uno de los elementos que causa la aparición de lesiones en la piel, uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, además de ser el más extenso, que pueden llegar a convertirse en un cáncer de piel. No quiero ser alarmista, pero es así.

El cáncer de piel sigue aumentando y en España ya se detectan casi seis mil casos nuevos de melanoma al año (el cáncer de piel más agresivo). Por no hablar del carcinoma, o la queratosis actínica la versión más light y benigna del cáncer de piel que afecta a muchas más personas de las que nos pensamos.

El chequeo de la piel, al menos una vez al año es vital para detectar lunares, manchas y verrugas que han aparecido de nuevo o han cambiado, o heriditas que no se curan y no paran de sangrar es la clave en la curación del cáncer de piel. Detectar el cáncer de piel a tiempo puede curarlo en el 90% de los casos.

¿Cuándo las manchas pueden ser cáncer de piel?

Las manchas son coloraciones oscuras o blancas que aparecen en la piel. Existen diferentes tipos de manchas según su origen:

léntigos solares (aparecen como consecuencia directa de la exposición solar)

melasmas (aparecen por un desencadenante de tipo hormonal) y

lunares (pueden ser de nacimiento o no).

En principio, este tipo de manchas no tienen por qué ser malignas, pero siempre deben ser examinadas por un dermatólogo, sobre todo si se trata de lesiones nuevas o han sufrido algún cambio de tamaño, forma, color o textura.

Los expertos de IDERMA recomiendan pensar en el método “ABCDE” que puede ayudar a recordar los signos de alarma que hay que tener en cuenta en las manchas:

Asimetría: el contorno de una mitad no es igual al otro

Bordes: los bordes son desiguales, borrosos o irregulares

Color: el color es diferente y puede incluir tonalidades negras, marrones o azuladas.

Diámetro: hay cambios en el tamaño, generalmente se vuelven más grandes.

Evolución: cualquier cambio en el lunar en las últimas semanas o meses

Ante cualquier de estos síntomas, es imprescindible acudir al dermatólogo, ya que puede deberse a un carcinoma o un melanoma, que es el tipo de cáncer de piel más grave.

Para evitar estos perjuicios del sol y disfrutar sólo de sus beneficios, el siguiente decálogo os puede ser de utilidad:

1.- Aplicar protector solar antes de salir de casa. El protector solar ayudará a filtrar las radiaciones ultravioletas A y B, que son perjudiciales para la piel. Además, nos ayudará a conseguir un bronceado progresivo y evitar las complicaciones a corto plazo, como las quemaduras, y también consecuencias a largo plazo, como el foto envejecimiento o incluso el cáncer de piel. Es aconsejable un factor de protección solar de 30 o superior. Además, los nuevos factores de protección aportan vitaminas para combatir los radicales libres y ácido hialurónico para hidratar.

2.-El protector solar se ha de aplicar cada dos horas. Se aconseja aplicar una cantidad adecuada repartida de forma uniforme por todo el cuerpo media hora antes de salir de casa y después, ir repitiendo la aplicación cada dos horas.

3.- Complementar la protección al sol con sombreros, gafas, pareos,… Actualmente en el mercado hay incluso camisetas con factor de protección incorporado. Gracias a estos complementos además de protegernos aportaremos un toque “chic” a la protección solar.

4.- Los nutricosméticos también son una ayuda. Los rayos solares llegan a las capas más profundas de la piel y causan daños que, a largo plazo, pueden llegar a ser irreparables. La fotoprotección solar con nutricosmétcos es una medida imprescindible para evitar el envejecimiento de la piel y prevenir el melanoma ya que sus componentes que activan nuestras defensas naturales, protegiendo la piel frente al sol, aumentarán nuestra capacidad de exponernos sus radiaciones y algunos, incluso, con caroteno, nos darán un bronceado más duradero. Por ejemplo, Arkosol Advance es un fotoprotector por vía oral que ayuda a preparar la piel para recibir lo mejor del sol.

Ofrece dos versiones, normal y pieles claras, cubriendo las necesidades específicas de cada tipo de piel.

–       Arkosol Advance Perlas: Con selenio, vitamina E y cobre que ayudan a la pigmentación normal de la piel y a su protección.

–       Arkosol Advance Pieles Claras: Con colágeno hidrolizado que proporciona una acción protectora-antioxidante para las pieles más clara

La fórmula completa de ArkoAdvance Perlas lleva los siguientes componentes:

Betacaroteno 4,8 mg: Precursor de la vitamina A, nutriente esencial para el organismo. Una cápsula aporta 100% VRN*

¯ Licopeno 3 mg : carotenoide extraído del tomate que ayuda a prevenir el envejecimiento celular.

¯ Luteína 2,9 mg: carotenoide que ayuda a mantenerla suavidad y elasticidad de la piel.

¯ Aceite de borraja 115 mg: aporta suavidad y firmeza a la piel.

¯ Aceite de sésamo 75 mg: alto aporte nutritivo.

¯ Aceite de argán 25 mg: ejerce un efecto antienvejecimiento, además de hidratar y reparar la piel.

¯ Phytopérine (pimienta negra) 1 mg: precursor de la Vitamina A, contribuye al mantenimiento de la piel.

¯ Vitaminas E 12 mg: actividad antioxidante, una perla aporta el83% VRN

¯ Selenio 18 microg: junto a la vitamina E contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidante. Una cápsula aporta 91% de VRN

¯ Cobre 0,33 mg: contribuye a la pigmentación normal de la piel.

La fórmula para pieles claras, además de colágeno hidrolizado, contiene:

5.- Si estamos en la playa o en la piscina, hay que tener en cuenta que el protector que se utilice sea resistente al agua, ya que es importante ir refrescándose cada media hora. Así nos aseguramos que nuestra piel está protegida en todo momento. No debemos olvidarnos de proteger la cabeza con un gorro o similar (como hemos dicho antes)y los ojos con unas buenas gafas de sol.

6.- Tomar el sol en horarios adecuados. Es aconsejable exponerse al sol antes de las 11h y después de las 16h y hacerlo de forma gradual. Las horas en las que el sol es más peligroso son de 12h a 15h.

7.- Aunque nos apliquemos factor de protección 50, la piel se bronceará. Existe la falsa creencia que si nos aplicamos factor de protección no nos pondremos morenos, pero es falso. Las cremas con factor de protección dejan que nos bronceemos, pero de forma saludable evitando quemaduras y consiguiendo un tono más natural y bonito, y además más duradero.

8.- El sol también nos afecta en la ciudad. Hay personas que simplemente utilizan factor de protección solar cuando van a la playa, pero no, es igual de importante ponerse protección solar cuando se pasea por la ciudad, se va a tomar algo a una terraza, etc. En definitiva, hay que protegerse SIEMPRE que nos expongamos al sol. (Y no solo en la cara. Escote, brazos, espalda o zonas en donde vaya a tocar el sol también deben ser protegidas).

9.- Después de la exposición solar, es muy importante aplicar cremas hidratantes con aloe vera, que hidraten la piel, la reparen y consigan mantener el bronceado más tiempo.

10.- Los días nublados también son días de protección. Es importante tomarse en serio el tema de la protección solar haga sol o no ya que las nubes no frenan los rayos ultravioletas (los que no se ven) y siguen llegando llegan a las capas profundas de la piel pudiendo causar daños que, a largo plazo, si no se toman las medidas apropiadas pueden favorecer la aparición de cáncer de piel.

Siguiendo estos sencillos consejos, conseguiremos mantener una piel sana y bronceada durante todo el año.

¿Y vosotros? ¿Protegéis vuestra piel debidamente ante el sol? ¿Usáis protectores solares? ¿O acaso sois de los que todavía pensáis (erróneamente) que el factor de protección UV 50 no permite broncear la piel? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook

Share