Sí, ya sé que el título de este post parece que no tiene sentido!!!!. Pero a mi me ha hecho sonreír. ¿Y a vosotros? ¿No? Pues continuad leyendo…

SONREÍR es una buena “costumbre” para afrontar de manera más positiva los problemas de la vida. No estoy diciendo por ello que los problemas vayan a desaparecer, pero cuando sonreímos los temores se disipan más fácilmente.

La sonrisa es un método natural de levantar el ánimo y mejorar el estado físico del cuerpo humano. Los estudios demuestran que la risa relaja los músculos tensos, reduce la producción de hormonas que causan el estrés y ayuda a quemar calorías (aunque bastante menos que bailando, claro…) ya que moviliza muchos músculos del rostro.

La sonrisa es un buen comienzo para una buena comunicación. Este hecho casi automático no requiere más que tu sonrisa como punto de partida. Cuando una persona sonríe, se establece un enlace especial con el interlocutor, recibiendo la energía positiva de la sonrisa y por cuyo efecto, baja la guardia o responde con otra sonrisa.

De la misma manera que cuidamos nuestro cuerpo, también es importante cuidar la sonrisa. ¿O no se merece acaso un buen cuidado bucal a la misma altura?

No estoy hablando de tratamientos con láser, blanqueamientos, carillas u otras técnicas muchas veces inaccesibles (o casi) para bastantes bolsillos.

A parte del cepillo de dientes tradicional, los colutorios y el hilo dental, se puede utilizar alguna pasta dentífrica “blanqueadora”. Las hay que funcionan (o blanquean algo el color) como es el caso de la nueva Signal White Now, que por menos de tres euros, parece que blanquea los dientes o por lo menos a mi me lo ha parecido…

Otro de los secretos de una buena sonrisa es una buena limpieza bucal. Dos veces al año hay que acudir al dentista o higienista dental para que proceda a realizar una limpieza profunda y profesional.

Como mantenimiento, nada mejor que utilizar en casa un cepillo eléctrico para mantener una limpieza más en profundidad en el día a día. Pero eso no es todo… lo último que ha llegado a mis oídos, aunque todavía no lo he probado, es el cepillo iónico. ¿Iónico? Nunca había oído hablar de un cepillo de dientes iónico. Si que conocía la existencia de los secadores para pelo con iones (maravillosos) y de las planchas de pelo también iónicas (ahí me reservo mi opinión), pero nunca había oído hablar de un cepillo iónico.

Por lo visto y según lo que he leído es un cepillo que mediante su acción iónica elimina la placa con más de efectividad que los cepillos manuales o eléctricos.

Su forma de actuación está basada en la acción iónica sobre la polaridad de la placa y dientes: La placa dental es difícil de eliminar pues tiene polaridad positiva (+) mientras que los dientes la tienen negativa (-), lo que hace que se atraigan entre sí. El cepillo iónico con carga negativa (-) atrae la placa dental invirtiendo la polaridad de los dientes a positiva (+).

Lo que más me ha gustado de este cepillo (a pesar de no haberlo probado todavía) es su precio. Por lo que he visto en Internet, un set con dos cepillos individuales cuesta menos de quince euros. Será cuestión de probarlo…. Ya os contaré!!! … Mientras os envío una sonrisa!!! Espero que os sea contagiosa!!!

¿Y vosotros? ¿Sonreís a menudo? ¿Cuidáis de la salud y belleza de vuestra sonrisa? ¿Cómo? ¿Habéis oído hablar de los cepillos de dientes iónicos? ¿Los habéis probado? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog o en el Foro de Hola.com

 Besos desde mi blog!!

 También podéis seguirme a través de Facebook

Share